La naturaleza en el escenario



El abanico de los gustos es tan amplio como las posibilidades de intérpretes que existen en el folclore o en cualquier ámbito musical. Son tan variables como géneros se nos aparezcan en la mente. Pero basta con que los pongamos a consideración para que surjan apoyos y críticas. Y eso los afianza. Por eso, a la hora de definir las preferencias musicales basta simplemente con eso, con que nos guste y punto, porque de cualquier modo habrá reacción.

Usted dirá para qué tanta vuelta y no vamos directamente al grano.

Y lo quería decir porque esta columna ya tiene sus lectores que nos aplauden y nos critican, pero que van marcando que nunca podremos conformar a todos. Nos bastará con contar de todos para que no se agote el abanico de este género.

La mejor presentación para el grupo de hoy es decir simplemente que son únicos. Y de verdad es así. Los Hermanos Cuesta han marcado a fuego la historia del folclore de su provincia y han llevado el nombre de Entre Ríos a lugares inimaginables.

Es el conjunto que logró la mejor fusión de instrumentos, canto y naturaleza.

Si me atreviera a definirlo como el grupo que silva, cualquiera diría que es una payasada. Pero han hecho de los pájaros y la naturaleza misma la esencia de su música. Porque pintan el mejor paisaje del Paraná simplemente con esos sonidos casi perfectos que si pudiéramos compararlos con el más afinado de los pájaros, no tendría nada que envidiarles.

Los entrerrianos los aplauden y se divierten con ellos, porque el estilo de folclore que hacen es alegre, cargado de creatividad. Y pasaron los años en el escenario sin que tuvieran otros iguales a ellos. Y aunque muchos digan que lo podría hacer cualquiera, es un género complejo, difícil de imitar.

Cada pájaro fue estudiado a la perfección como para que en el momento en que la música crea imágenes, aparezca inconfundible el paisaje del Paraná, cargado de vida, de verde y de misterios.

Eso es lo que hicieron durante décadas Los Hermanos Cuesta, que compartieron escenarios con los folcloristas de varias generaciones. Por eso, como si el tiempo no pasara nunca, los entrerrianos compartieron el mismo sitio con Jorge Cafrune, con Los Cantores del Alba o con los modernísimos Nocheros.

Es que cuando alguna vez alguien hable de las trayectorias más notables del folclore argentino, tendrá que dejarles un lugar a Los Hermanos Cuesta.

Cultivar un estilo y mantenerlo durante cuatro décadas es para ganarse un lugar entre los buenos dentro del folclore. Y lo son, pasados de moda para muchos, pero muy vigentes para otros.

Es más, no hace mucho tiempo los agasajaron en Paraná, donde los consideraron embajadores de su tierra que caminaron por el país entero y por varios países.

Si puede, haga memoria y busque un grupo similar a ellos. Seguro que no lo encontrará. Y si puede escúchelos con atención y podrá ver la naturaleza con los ojos cerrados.

Jorge Vergara

jvergara@rionegro.com.ar


Comentarios


La naturaleza en el escenario