La necesidad de buscar un equilibrio en la balanza comercial con Brasil





Mejorar los términos del intercambio con Brasil es una de las tantas preocupaciones del gobierno nacional. En el 2009, el derrumbe de las exportaciones, particularmente del vecino país, permitió que la Argentina redujera el déficit con su mayor socio del Mercosur, pero en el 2010 el resultado nos volvió a ser negativo en 4.095 millones de dólares, un 6% menos que el del 2008, cuando hubo una gran actividad. El 90% de los bienes que llegan desde Brasil fue de origen industrial, en tanto desde aquí se colocaron manufacturas, sobre todo automóviles, como consecuencia del reparto de ambos mercados pactado por las terminales, aparte de cereales (sobre todo trigo), lácteos y productos pesqueros, entre otros. Las estadísticas demostraron que el Brasil, por su desarrollo, incrementó su autoabastecimiento y disminuyó las adquisiciones. La balanza comercial bilateral en el primer mes del año registró un desequilibrio de 209 millones de dólares para la Argentina, que fue el mayor resultado negativo para un primer mes del año desde 2004 y se atribuyó a la mayor actividad y las compras de automotores e insumos, de acuerdo con la Secretaría de Comercio Exterior del país vecino. En ese enero, las importaciones por 1.391 millones significaron un incremento del 42% y las exportaciones locales sumaron 1.182 millones, lo que representó un alza del 27% interanual. Débora Giorgi, ministra de Industria, encontró la forma de destacar que la suma de las importaciones y las exportaciones “alcanzó un nuevo récord histórico, superando al mismo mes del año pasado y también al del 2008, que fueron dos años de fuerte crecimiento económico”. No comentó que las ventas de ese origen al país, en enero pasado, fueron récord, pero sí que “debemos seguir trabajando en la búsqueda de un equilibrio en la balanza comercial”. Hasta la corta visita de Dilma Rousseff, presidenta del Brasil, las expectativas para este 2011 y los próximos años no anticipan una mejora sino una profundización de los desequilibrios. Todo se manejaría desde aquí con enorme prudencia por tratarse del principal destino de las exportaciones locales, con el 21% durante enero. De cualquier manera, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) transmitió a su colega la necesidad de que el Brasil aumente sus importaciones de productos argentinos para contribuir a reducir los déficits de la balanza. Entre los 14 acuerdos firmados por ambas mandatarias apareció un memorando de entendimiento para la promoción comercial conjunta de las exportaciones hacia terceras naciones.


Comentarios


La necesidad de buscar un equilibrio en la balanza comercial con Brasil