La necesidad de generar electricidad mantiene altos los ríos



CIPOLLETTI (AC).- La necesidad del sistema eléctrico nacional de contar con toda la potencia disponible de las centrales hidroeléctricas del Comahue mantiene los ríos de la región, aguas abajo de las presas, en su máximo autorizado. Es la tercera semana consecutiva con este esquema.

Las restricciones en el transporte de gas en el país dejó muchas de las potentes generadoras a gas del sistema casi sin servicio (mientras siga haciendo frío se le da prioridad al suministro domiciliario). En esta contingencia, es indispensable el aporte de las hidrogeneradoras.

Pero para las centrales que obtienen electricidad de la fuerza del agua tampoco hay libre disposición del recursos porque su uso está supeditado a las normas de manejo que dan seguridad a las poblaciones ribereñas.

En esta época del año los dos ríos de la cuenca, el Limay y el Neuquén, pueden correr, aguas abajo de las presas, con determinada combinación de caudales de manera tal que el Negro nunca tenga un nivel superior a los 1.620 metros cúbicos por segundo (promedio diario).

Con algunos altibajos, el sistema funciona así desde hace tres semanas y por ahora nadie en la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas, que controla el manejo del agua, se anima a anticipar que la programación vaya a cambiar en los próximos días.

En todo caso, una eventual modificación dependerá de cómo se comporte la meteorología en la zona central del país, donde es más alta la demanda de electricidad, y de la programación de la red nacional energética.

En promedio, el martes la última presa del Limay, Arroyito, erogó 1.200 metros cúbicos por segundo. Una parte de esa gran masa de agua salió del vertedero de la central y no de las turbinas, que no darían abasto para dejar pasar lo que le entrega El Chocón.

En el Neuquén, la última presa, que es El Chañar, dejó pasar el mismo día 415 metros cúbicos por segundo, en promedio.

Ambas marcas le dieron al río Negro un caudal medio diario de 1.615 metros cúbicos por segundo.


Comentarios


La necesidad de generar electricidad mantiene altos los ríos