La novela póstuma de un grande

Una novela escrita por Marlon Brando en coautoría aparecerá a mediados de este mes. La obra cuenta las aventuras de un pirata que en muchos aspectos resulta claramente similar al actor norteamericano. La crítica ya comienza a acompañar lo que puede convertirse en un nuevo boom.



por BOB THOMAS

Marlon Brando hace este mes una aparición póstuma, no en los cines sino en las librerías de Estados Unidos como coautor de “Fan-Tan’’, una novela de aventuras que tiene como protagonista a un gallardo pirata de comienzos del siglo veinte. La novela de 256 páginas será lanzada a la venta el 15 de septiembre. La portada del libro recuerda las revistas “pulp’’ (literatura barata) de la década del treinta. Muestra a una mujer de rasgos asiáticos luciendo un vestido de seda color rojo sangre. Al fondo, aparece la figura de un marinero que recuerda al Humphrey Bogart de “La reina africana’’. La novela ya ha cosechado elogios de “Publishers Weekly”, una revista de la industria editorial que puede crear o destruir una reputación. En una reseña indica que la novela, “mezcla un tifón, una traición, una tórrida escena sexual, combates cuerpo a cuerpo y un escape descabellado’’, y pronostica que “lectores embelesados se columpiarán de las jarcias junto con el resto de los piratas en esta divertida saga en alta mar’’. El personaje principal de la novela es el pirata Anatole Doultry. Mientras cumple una condena a seis meses de cárcel en Hong Kong, Doultry salva la vida de otro prisionero que comparte su celda. Tras ser puesto en libertad, Doultry descubre que su acción le ha ganado el favor de una figura de los bajos fondos, la glamorosa y acaudalada pirata Madame Lai Choi San, quien lo invita a participar en el asalto a un buque británico cargado de plata. Anatole no puede resistir los encantos de la mujer, o la aventura que se le promete, y se lanza a una orgía de batallas, tifones y lujuria. La travesía del libro, desde su redacción hasta la casa editorial, fue tan compleja como los viajes de Doultry. Comenzó a fines de la década del setenta cuando Brando, enormemente gordo y furioso contra el sistema de Hollywood, aceptaba en ocasiones participar en algún filme, recibiendo un millón de dólares que usaba para mantener a su familia y su mansión en Tahití. Aburrido de trabajar como actor, decidió escribir un guión de cine y comenzó “Fan-Tan’’, título tomado de un juego chino. El héroe se parecía mucho a Brando: era gordo, de mediana edad, travieso y enormemente cautivado por mujeres asiáticas. Como en muchas otras ocasiones en los últimos años de su vida, Brando llegó a momento en que se dio cuenta que necesitaba ayudaba. Fue entonces cuando conoció a otra enigmática figura: Donald Cammell. Brando y Cammell tenían mucho en común: un estilo de vida escandaloso, temperamento artístico, y pasión por las asiáticas. Miembro de una aristocrática familia escocesa, Cammell había estudiado pintura, además de dedicarse a la bebida y a las drogas en Florencia. Luego decidió incursionar en el cine, y en la década del setenta dirigió “Performance’’, un filme subido de tono, con James Fox y Mick Jagger. Las críticas fueron dispares. A Brando le gustó la película de Cammell y lo invitó a que lo ayudara a escribir “Fan-Tan’’. Ambos colaboraron de manera intensa, y pasaron ocho meses en Tetiaroa, la isla que poseía Brando en Tahití. Pero el actor estaba tan desencantado con Hollywood que se negó a presentar el guión a los estudios. En 1982 Sonny Mehta, entonces alto ejecutivo de la editorial Pan Books en Londres, dio a los autores 100.000 dólares para transformar el guión en una novela. Pero Brando y Cammell tuvieron una disputa y Brando devolvió el adelanto, pagando la mitad de Cammell. Luego que el filme de Cammell “The Wild Side’’, rodado en 1986, no encontró distribuidor, el director se suicidó a los 62 años. Tras la muerte de Brando el año pasado, a los 80 años, China Kong, viuda de Cammell, decidió resucitar el manuscrito, que fue adquirido por Mehta, en la actualidad director de publicaciones de Alfred A. Knopf. Mehta encargó al historiador de cine David Thomson que editara “Fan-Tan’’ y escribiera el último capítulo, que sólo había sido esbozado por Brando, así como un epílogo. “El personaje de Anatole Doultry es claramente un autorretrato de Brando’’, dijo Thomson en una entrevista efectuada en su hogar de San Francisco. Al parecer, el actor deseaba interpretar el papel del pirata. Thomson, de 64 años, trabajó en el manuscrito proporcionado por la viuda de Cammell, eliminando repeticiones “y llenando algunas brechas en el relato’’. ¿Harán una película de “Fan-Tan’’? Por ahora, Knopf no ha recibido ofertas de ningún estudio, y es posible que Hollywood aguarde a ver si “Fan-Tan’’ se convierte en un éxito de librería. La editorial piensa lanzar una primera edición de 75.000 ejemplares. Aunque las películas de aventuras marinas son costosas, también han rendido excelentes beneficios a los productores, como lo demuestran “Master and Commander’’ y “Los piratas del Mar Caribe’’. Pero ¿qué actor se animará a interpretar a Doultry, un papel escrito por el gran Marlon Brando con la idea de interpretarlo algún día en la pantalla grande?


Comentarios


La novela póstuma de un grande