la nueva era ha comenzado

Durante siete años y medio Nadal y Federer dominaron el tenis mundial. Pero Novak Djokovic se coronó en Wimbledon y desde hoy será el Nº 1.

#

Cayó de rodillas superado por la emoción, se incorporó para recibir el reconocimiento de Rafael Nadal y luego sorprendió: se puso en cuclillas, arrancó unas hebras del césped sagrado y se las comió. Novak Djokovic, el nuevo rey, se devoró ayer, literalmente, un trozo de la historia del tenis. “Me sentí como un animal. Quería saber qué sabor tenía”, explicaría luego el serbio, desde hoy el número uno del mundo, tras ganarle por 6-4, 6-1, 1-6 y 6-3 en la final de Wimbledon sobre el mallorquín, defensor del título. Primer jugador en la historia de su país en ganar el torneo de tenis más prestigioso del mundo, nada parece que vaya a frenar a Djokovic en ponerle final a los “años R”, aquellos siete y medio en los que Roger Federer y Rafael Nadal monopolizaron la cima del ranking como nunca antes había sucedido en la historia. Nadal, que ganó hace un mes Roland Garros, sufrió su quinta derrota consecutiva del año en finales con Djokovic y perdió por primera vez en un partido de Grand Slam contra el serbio. “Desde enero ha comenzado otra época. Ha ganado todo”, dijo el español en referencia a Djokovic. “Será un número uno merecido”. El serbio ha ganado 48 partidos este año y ha sido derrotado sólo una vez. En el primer set, Nadal dudó sacando 4-5 y 30-0. Quedó a la defensiva, con errores y fallando su primer servicio. “Ahí he jugado mal”, admitiría luego el español. Djokovic no perdonó, presionó en el primer break point de que dispuso y se llevó el set por 6-4 en 42. El segundo set asombró a todos. Nadal quedó rápidamente 3-0 abajo, lo que significaba que había perdido cinco juegos consecutivos, algo inédito en la edición de este año para el español. Un par de escopetazos de derecha resolvieron el set por 6-1 a favor de Djokovic. No parecía haber solución para Nadal. Pero el tenis muchas veces da sorpresas, y tras casi una hora y media de juego Nadal lograba su primer break point. Increíblemente, Djokovic erró un revés fácil, un paralelo ya metido en el cuadrado de saque, y le dio a Nadal el break y el 2-0. Era la primera duda del serbio en todo el partido. Djokovic cometía errores hasta entonces ausentes en su juego y Nadal, que parecía nuevamente Nadal, dominaba desde el fondo. El español ganó el tercer set por 6-1 y tuvo un break point en el primer juego del cuarto. ¿Había esperanzas para el defensor del título? No, no era su día, menos ante un Djokovic que lo hace sentir más vulnerable que ningún otro rival. En el cuarto parcial, el serbio retomó el control, y Nadal se rindió sin condicionamientos. Todo una rareza en el aguerrido zurdo de Manacor. Las cosas ya no son lo que eran. Djokovic, el nuevo factor de poder del tenis, está haciendo repensar lo que en los últimos siete años todos veían claro como el agua. Ni Roger, ni Rafa, la era ‘Nole’ ya ha comenzado.


Comentarios


la nueva era ha comenzado