La nueva estrategia

Domingo Cavallo salió ayer a proponer al país la "Ley de Competitividad", la que permitiría reducir, en promedio, un 20% los costos de producción de la economía argentina.

El ministro presentó la iniciativa, escueta y amplia en sus efectos, como la segunda reforma del Estado.

Algo que quedó pendiente en la Convertibilidad, luego de su salida del gobierno menemista.

Ayer, la estrategia del ministro fue clara desde el primer momento de la presentación:

* Dar un marco alentador sobre el futuro de la economía con la puesta en marcha de esta ley;

* No dar detalles sobre las herramientas que se piensan utilizar para alcanzar esta disminución de costos. Por ahora, sólo está la palabra de Cavallo como respaldo a esta iniciativa para levantar el país de su dramático estancamiento.

* Supeditar todo el programa a la aprobación de la ley, es decir "pasar la pelota" al campo del Congreso para meter presión a los legisladores. Paralizados por la falta de propuestas económicas y en medio del descrédito ante la sociedad, pocas alternativas tienen de negarse a aprobar la ley.

* No mencionar de dónde saldrán los recursos para solventar esta baja de costos privados. De esta manera evitó los negativos efectos que tuvieron los anuncios de recortes formulados por el ex ministro López Murphy. Pero toda reducción del déficit tendrá un costo social.

En resumidas cuentas, Cavallo formuló anuncios vagos en su contenido, pero alentadores por la propia demanda que hoy anida la sociedad y el sentido común sobre la forma de achicar el gasto: "Bajaremos el gasto burocrático del Estado", "recortaremos en donde hay ineficiencia", "se acabarán los privilegios", etc.

Toda esta estrategia apunta a neutralizar la resistencia política y contar con el respaldo necesario para llevar a cabo la tan mentada reactivación de la economía.

"No voy a decir nada hasta que salga la ley", con ella en la mano trabajará para hacer los recortes necesarios que apuntan a financiar la baja de la competitividad de la economía argentina.

El costo de esta nueva jugada del ministro Domingo Cavallo es de alrededor de 5.000 millones de dólares.

(AR)


Comentarios


La nueva estrategia