La obra descuidada

Alejandra, tiene 28 años y desde muy pequeña se dedicó al patinaje competitivo. Recuerda que desde los siete años, cuando se metió en el mundo de las ruedas, el patinódromo del barrio San Lorenzo existía hace algún tiempo.



NEUQUEN

“Siempre estuvo acá, yo desde chiquita venía a practicar y competir acá”, comentó. El paso de los años fue desgastando la calidad del circuito y la presencia de la laguna a un lado, las contadas veces que llueve en la ciudad, provoca inundaciones en todo el sector. A veces las calles quedan anegadas y es imposible acceder por varios días.

Los profesores de patín explicaron que cuando se realizaron las obras municipales en todo el Parque del Oeste la pista fue repavimentada, pero advirtieron que no se respetaron las condiciones del espacio. “Vinieron y pavimentaron como si fuera una calle más y esto no es así. Esto tiene que ser seguro, porque si está mal hecha la pista el que patina se puede caer y lastimar”, explicó Alejandra.

Señaló que los bordes del circuito tienen un “escalón”. Es un desnivel que genera inconvenientes en las curvas internas de la pista y puede provocar inestabilidad para el corredor, “lo puede sacar hacía afuera o que se caiga en velocidad”, concluyeron (AN).


Comentarios


La obra descuidada