La OEA abrió la puerta para la readmisión de Cuba y Fidel la rechaza

Cancilleres americanos derogaron la norma que había dejado afuera a la isla. El retorno no será automático pues Castro detesta a la organización.



#

Los cancilleres de los países americanos tuvieron un arduo debate para llegar a la decisión final.

SAN PEDRO SULA, Honduras.- Los cancilleres americanos dejaron ayer sin efecto la resolución de hace 47 años que suspendió a Cuba de la OEA, aunque el retorno de la isla no será automático a una organización detestada por el gobierno de La Habana.

La resolución fue aprobada "por aclamación" de los representantes de 34 gobiernos de la Organización de los Estados Americanos.

El anuncio fue realizado por el ministro de Exteriores de Ecuador, Fander Falconí, quien afirmó que esta decisión "refleja el cambio de época que se está viviendo en América Latina".

Según Falconí, "muchos de nosotros no habíamos nacido en ese momento y lo que está haciendo esta generación es básicamente enmendar la historia y aquí tenemos un reto de construir una historia distinta".

Los asistentes se pusieron de pie y aplaudieron. Cuando se aprobó la suspensión el 31 de enero de 1962, la OEA tenía solamente 21 miembros: 14 votaron a favor y seis se abstuvieron. Cuba se opuso.

"Que la Resolución VI adoptada el 31 de enero de 1962 en la octava reunión de consulta de ministros de Relaciones Exteriores, mediante la cual se excluyó al gobierno de Cuba (...) queda sin efecto", dice la resolución leída ayer por la canciller de Honduras y presidenta de la asamblea, Patricia Rodas.

"Que la participación de Cuba en la Organización de Estados Americanos será resultado de un proceso iniciado a solicitud del gobierno de Cuba", continúa el texto, que entrega la iniciativa a Cuba para pedir su reincorporación. Sin embargo, el líder cubano Fidel Castro arremetió contra la OEA y rechazó tajantemente reintegrarse a la institución.

En un artículo publicado en la prensa del miércoles, antes de aprobarse la resolución, Castro acusó a la Organización de Estados Americanos (OEA) de ser cómplice de los "crímenes" de Estados Unidos contra Cuba y América Latina, y consideró injustificable su existencia.

"La OEA fue cómplice de todos los crímenes cometidos contra Cuba. En un momento u otro, la totalidad de los países de América Latina fueron víctimas de las intervenciones y agresiones políticas y económicas. No hay uno solo que pueda negarlo", escribió.

El texto de la readmisión fue debatido arduamente por las delegaciones desde el inicio de la asamblea el martes en la ciudad hondureña de San Pedro Sula, ya que todos los países apoyaban revertir la exclusión de Cuba, pero disentían en si debían imponérsele condiciones para su retorno.

El texto aprobado indica que para retornar Cuba debe cumplir "con las prácticas, los propósitos y principios de la OEA", que entre otros incluye la Carta Democrática del organismo.

"La resolución de hoy da respuesta a una división histórica" en el continente, dijo en la plenaria el responsable para América Latina del Departamento de Estado, Thomas Shannon, quien quedó a cargo de la delegación estadounidense tras la partida el martes de la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Un portavoz del Departamento de Estado abundó en Washington: "Estados Unidos trabajó incansablemente para (...) convencer a países de toda la región para que apoyaran una posición que deje en claro que el retorno de Cuba a la participación en la OEA debe estar condicionada por los principios y objetivos de la democracia y los derechos humanos".


Comentarios


La OEA abrió la puerta para la readmisión de Cuba y Fidel la rechaza