La ONU cree que la red de Ben Laden sigue operativa

Al Qaeda continúa manejando enormes recursos económicos, pese a los controles.





WASHINGTON (AFP) - La red extremista Al-Qaeda "continúa teniendo acceso a considerables fuentes de recursos económicos y financieros a pesar del éxito inicial en localizar y congelar" sus fondos, afirma un documento de la ONU obtenido ayer por la AFP.

La organización continúa obteniendo dinero de la herencia de su líder el millonario saudita Osama ben Laden, así como de inversiones y dinero desviado de grupos de beneficencia, afirma el informe, que debía ser publicado la semana próxima.

El informe, redactado por una comisión de control creada luego del 11 de setiembre, recomienda igualmente que "los Estados mejoren sus intercambios de información", permitiendo identificar los recursos de la organización, tarea que ha resultado "extremadamente dificultosa", agrega.

Luego de aprobar la resolución 1390 el pasado 16 de enero, "sólo cerca de diez millones de dólares fueron congelados" por lo que se deben intensificar los esfuerzos para identificar y cerrar las empresas u organizaciones que apoyen a la red Al Qaeda.

El informe enumera inversiones financieras para al-Qaeda en el norte de Africa, Medio Oriente y Asia, que según estimaciones alcanzarían los 300 millones de dólares. Las donaciones privadas para la red son estimadas a su vez en 16 millones de dólares anuales y se cree que "continúan en gran parte ininterrumpidas".

En el documento se afirma además que "los objetivos prioritarios de la organización son probablemente ciudadanos y propiedades estadounidenses y sus aliados en la lucha contra Al-Qaeda, así como Israel".

Pese a los reglamentos adoptados por varios gobiernos para reforzar la emisión de visas y los controles en los aeropuertos, "miembros de Al-Qaeda y talibanes continúan desplazándose y cruzando las fronteras internacionales sin ser identificados, en particular en los países vecinos a Afganistán", precisó el documento. "Hay información que indica que miembros de Al-Qaeda intentaron ingresar a Europa utilizando pasaportes falsos y haciendo uso de rutas caracterizadas por la inmigración ilegal, en especial las de Asia Central, entre ellas Turquía, así como los Balcanes", afirmó.

Congelan fondos en Italia

En este marco, Italia ordenó ayer el congelamiento de los fondos de 25 cuentas bancarias -11 de particulares y 14 de organizaciones- supuestamente vinculadas a Ben Laden.

La detección de las cuentas se logró a partir de un trabajo de inteligencia conjunta entre Italia y Estados Unidos, cuya embajada en Roma expresó su satisfacción por el éxito de la operación.

Las cuentas bloqueadas son relativas a 11 personas y 14 distintas organizaciones.

En el listado figuran Adel Ben Soltane, condenado recientemente en Milán por varios delitos e implicado en la preparación de un ataque contra la embajada norteamericana en Roma y Yassine Chekkouri, bibliotecario del Instituto islámico di Viale Jenner en Milán "un hombre fiel a Osama Ben Laden". También se encuentran Abdelhalim Remadna "considerado el número tres de la organización terrorista vinculada a Ben Laden" e identificado como ayudante de campo de Es Sayed.

Los atentados fueron organizados en Hamburgo

BERLIN (ANSA) - Los atentados terroristas del 11 de setiembre en Estados Unidos fueron anunciados desde Hamburgo un año antes de que ocurrieran.

Así lo anunció ayer el procurador general alemán, Kay Nehm, quien suministró detalles sobre la incriminación y el envío a juicio del marroquí Mounir El Motassadeq, de 28 años de edad.

Las precisiones de Nehm, quien ya había acusado a El Motassadeq, confirmaron la importancia que la célula islámica de Hamburgo -de la cual forman parte tres de los pilotos suicidas del 11 de setiembre- tuvo en la idea y en la preparación de los atentados de hace un año contra Nueva York y Washington.

El Motassadeq, un estudiante de electrotécnica arrestado en noviembre de 2001, es el primer incriminado en Alemania por los atentados terroristas contra las Torres Gemelas.

Según Nehm, por años el marroquí habría mantenido contacto con el grupo integrista capitaneado por Mohammed Atta, líder de los ataques. El procurador general dijo que un testigo acusó a uno de los integrantes de la célula de Hamburgo, el yemenita Ramzi Binalshibh, de haber anunciado en una librería en abril o mayo de 2000: "Habrán miles de muertos, Occidente se acordará de mí".

En aquella ocasión, añadió Nehm, fue mencionado expresamente el World Trade Center.

Atta, quien dirigía el primer avión que se estrelló contra las Torres Gemelas, era el jefe de la célula de Hamburgo. Del mismo grupo operante en la ciudad alemana formaban parte otros dos pilotos kamikaze, Marwan Al Shehhi (guiaba el avión que chocó contra la segunda Torre) y Ziad Jarrah, quien con toda probabilidad manejaba el avión que cayó en Pennsylvania.

El grupo de Hamburgo, precisó el procurador, estaba conformado por siete personas: además de Atta, Al Shehhi, Zarrah y El Motassadeq, los otros tres eran Said Bahaji (alemán), Zakariya Essabar (marroquí) y Ramzi Binalshibh. "La célula de Hamburgo formaba parte de una red internacional de fundamentalistas islámicos listos para la violencia" en conexión con la organización de Al-Qaeda, añadió el procurador.


Comentarios


La ONU cree que la red de Ben Laden sigue operativa