La opción de la rabia golpeó en la nariz a los ganadores

El verdadero "fenómeno" de esta elección lo constituyeron los votos impugnados, que con escasas variantes pelearon la punta y dejaron sobre los candidatos electos un sesgo de ilegitimidad.




El gran protagonista de las elecciones parlamentarias de ayer en Río Negro fue el "enojo" de la población. La suma de los votos nulos y blancos superó a los válidos en muchas localidades o quedó en segundo lugar, por delante de la segunda fuerza política.

Más allá de que Luis Falcó, Amanda Isidori (Alianza) y Miguel Pichetto (PJ) ganaron la senaduría y Julio Acavallo (Alianza) y Carlos Larreguy (PJ) la diputación, un enorme porcentaje de rionegrinos no se sentirá representado por ellos de ninguna manera. Podría decirse que ésta es una forma acotada de llegar al poder.

El fenómeno, aunque fue generalizado tuvo sus variantes.

*En Regina. La Alianza se impuso ayer en el circuito Alto Valle Este, superando en cantidad de votos al justicialismo.

Principalmente en Regina los votos nulos superaron la cantidad de sufragios que obtuvo la Alianza. Solamente en una mesa la Alianza se impuso por encima de los votos nulos.

De acuerdo a los datos extraoficiales el justicialismo triunfó solamente en Mainqué y en General Enrique Godoy. En Huergo y Chichinales la mayor cantidad de votos los acumuló la Alianza, a lo que se suma Villa Regina.

*En Allen. Si bien en los primeros resultados parciales se imponían los candidatos de la Alianza, más de un 30 por ciento de los votantes se manifestó a favor del "voto-bronca" en señal de su descontento con la actual clase política. En forma contraria a lo esperado, se registró una importante afluencia de votantes que giró en torno al 75 por ciento.

*En El Bolsón.La Alianza se impuso ayer en las elecciones para senadores y diputados. La tercera fuerza fue el Humanismo, aunque los votos en blanco y anulados superaron largamente los esfuerzos de los políticos con un notable 27% de los sufragios emitidos.

*En Catriel. Claro triunfo de la Alianza en Catriel en una elección caracterizada por la dispersión de votos, ya que los partidos "chicos" obtuvieron una cantidad de votos significativa; y fundamentalmente por la enorme cantidad de votos nulos, el verdadero "fenómeno" de esta elección.

*En Choele Choel. La alianza se impuso claramente en Choele Choel, Luis Beltrán, Chimpay , mientras que el justicialismo ganó en Darwin, Pomona y Coronel Belisle, y ajustadamente se impuso en Lamarque.

*En Contralmirante Cordero. un ejido que está comprendido por las poblaciones urbanas de Barda del Medio y Cordero -donde está asentada la administración municipal-, hubo resultados diferentes que dieron en el recuento final un revés para el oficialismo aliancista. Mientras en Barda del Medio ganó fuertemente el PJ, en Cordero los votos fueron para la Alianza; y la sumatoria final resultó favorable a los justicialistas.

*En Sierra Grande. La victoria fue aplastante para el PJ que sacó una amplia diferencia sobre la Alianza, aunque también fueron muy significativos los votos nulos. En Valcheta, en tanto, la Alianza le sacó unos 100 votos de diferencia al justicialismo en una ajustada elección en la que también se disputaban bancas en el Concejo Deliberante local y puestos en el Tribunal de Cuentas. (AVR, AA, AVM, ACA, ACE, ASA, AEB)

Roca amaneció soleada y terminó desierta

ROCA (AR) - Aún con el ganador de la elección a senadores, el gobernador y otros funcionarios de primera línea provincial en la ciudad, Roca no vivió anoche los coloridos festejos de elecciones anteriores.

La jornada que comenzó con el sol radiante por la mañana terminó con viento y frío a la noche. Un paralelismo se trazó con los comicios, que arrancaron en todos los barrios con un impresionante despliegue de autos y puestos partidarios -en su mayoría de la Alianza- y concluyeron apenas con celebraciones en la intimidad radical.

Un dato basta para graficar por qué el partido gobernante no salió a las calles. El 24 de octubre pasado, cuando se eligió presidente, intendente y concejales, la Alianza recibió el apoyo del 60 por ciento del electorado roquense, estimado en 50.000 personas. En tanto, el 27 de septiembre de ese año el gobernador Pablo Verani fue reelegido en la provincia con el apoyo de 20.520 vecinos. Sin dejar de lado que una elección legislativa no es igual a una que define cargos ejecutivos, el oficialismo apenas superó ayer el 23 por ciento de los sufragios, casi con 9.000 votos.

Sobre el desarrollo del acto, en líneas generales todo ocurrió con normalidad en la ciudad. A pesar de algunos atrasos en la llegada de autoridades de mesa, con el transcurrir de los minutos llegaron las soluciones y pasado el mediodía todo marchaba bien.

El incesante desfile de taxis y autos particulares contratados para acercar a los votantes a las escuelas se transformó una vez más en el estigma de las elecciones en Roca.

Rigurosamente controlado por decenas de jóvenes que con planilla en mano verificaban que los choferes realmente cumplan con lo antes convenido, el ir y venir de vehículos marcó la estructura de trabajo para los partidos. Y en este escenario, los dirigentes radicales de Roca demostraron una prolija organización en todos los barrios, sin dudas nacida en la disposición de dinero mucho mayor al resto de las franjas políticas.

Lo cierto es que -al cierre de esta edición- poco demostraba en las calles roquenses que un vecino de la ciudad se transformó en senador nacional, mientras el viento se llevaba el recuerdo de una soleada mañana.


Comentarios


La opción de la rabia golpeó en la nariz a los ganadores