La oposición se unió, pero no fue suficiente para expulsar a Ferreyra

Logró el quórum de 19 diputados necesario para sesionar. Pero el MPN no se presentó. Jorge Sapag impugnó la convocatoria por creer que se violaron los reglamentos.



Taylor, sus compañeros de la la Alianza y todo el PJ estuvieron esperando en la sala de sesiones, pero el oficialismo no llegó.
NEUQUEN (AN).- La oposición legislativa le asestó ayer un duro golpe político al MPN. Después de varias idas y vueltas, estrechó filas y logró el quórum de 19 diputados para sesionar. Sin embargo, no alcanzó para excluir de la Cámara al vicepresidente primero, el emepenista Osvaldo Ferreyra, quien está involucrado en un supuesto intento de soborno, porque el oficialismo no participó de la sesión parlamentaria.

La definición quedó en suspenso porque la oposición, como no tenía los votos suficientes, optó por pasar a un cuarto intermedio que se extenderá 10 días. Aunque la comisión de Labor Parlamentaria puede acortar los plazos si se reúne antes y decide convocar a los legisladores para reanudar la sesión que fue objetada desde el oficialismo por el presidente de la Cámara y actual vicegobernador, Jorge Sapag.

El vicegobernador impugnó la convocatoria porque presuntamente la oposición quebrantó los mecanismos previstos por la Constitución Provincial y el reglamento interno de la Legislatura que establecen el marco normativo para efectivizar una convocatoria.

A su criterio, se obvió la participación de la comisión observadora permanente y la de Labor Parlamentaria. Tampoco se notificó formalmente a la Presidencia, a la secretaría de Cámara ni a los 35 diputados que componen el cuerpo parlamentario. Para la oposición, en cambio, la sesión es legítima y válida.

En consecuencia, la puja política entre la oposición y el oficialismo, que se originó a raíz del escándalo de las ternas, trascenderá el ámbito legislativo y se resolverá en el Poder Judicial.

Ayer se vivió una intensa jornada en la Legislatura plagada de conjeturas y reuniones políticas, con la mirada puesta en las novedades que llegaban desde la fiscalía de Delitos contra la Administración Pública, que encabeza Pedro Telleriarte.

De hecho, el fiscal pidió la declaración indagatoria de Ferreyra y una explicativa al gobernador Jorge Sobisch. La noticia trascendió cerca del mediodía y provocó un cimbronazo en el bloque del MPN que así recibió el primer revés del día.

El segundo no tardó en llegar. A las 17.45 los legisladores de la oposición ocuparon sus bancas y comenzaron una sesión extraordinaria para tratar la expulsión de Ferreyra por indignidad, tal como lo prevé el artículo 86 de la Constitución Provincial.

La sesión fue presidida por el aliancista Ricardo Villar, en su carácter de vicepresidente segundo de la Cámara, ante la ausencia de Sapag y Ferreyra.

Del encuentro participó todo el arco opositor. Y el quórum quedó garantizado con la asistencia de los tres diputados menemistas, Marité Berbel, Carlos Macchi y Carlos Asaad, y el radical Rubén Vandalda. La presencia de Berbel y Macchi estuvo en duda hasta último momento porque no se habían pronunciado sobre el escándalo de las ternas que involucra a Ferreyra y al mandatario neuquino.

Los menemistas fueron los últimos en ocupar sus bancas y los primeros en retirarse del recinto una vez que el cuerpo decidió en forma unánime pasar a un cuarto intermedio en virtud de que no habían logrado los 24 votos afirmativos para excluir a Ferreyra de la Legislatura.

La propuesta presentada por el diputado del bloque unipersonal del ARI, Carlos Moraña, dejó en suspenso la suerte de Ferreyra en la Cámara.

La iniciativa contempla que dentro de un plazo de 10 días, la comisión de Labor Parlamentaria deberá convocar a los legisladores para reanudar la sesión interrumpida ayer. Explicó que si esa comisión no se reúne antes de finalizar el plazo, los diputados se autoconvocarían antes de la primera quincena de enero próximo.

La sesión se desarrolló sin taquígrafos, ni los equipos de audio ni de grabación, y hasta se desaparecieron los mozos. Es más, antes de dar inicio al debate se presentó un escribano acompañado de un camarógrafo para notificar a los diputados de la invalidez de la sesión, según la postura de Sapag. La presencia del escribano, Sebastián Davel, generó fastidio entre los legisladores que advirtieron que es la primera vez que ocurre una situación así en el vida del Poder Legislativo. Con todo, los presidentes de bloque tomaron la palabra y aseguraron que más allá de las actuaciones de la justicia, los diputados deben aportar una salida política.

En la sesión, Taylor explicó las circunstancias en que fueron grabadas las cámaras ocultas que dan cuenta del presunto intento de soborno. El legislador aliancista reiteró que "el autor intelectual" del presunto delito "es el gobernador Jorge Sobisch".

Ayer Sapag se había reunido después de las 9.30 con los jefes de bloque de la oposición para consensuar una salida a la crisis institucional que vive la provincia. Sapag trató de persuadirlos para que desistan de sesionar a las 11 tal como lo habían anunciado el jueves pasado y asistan a la reunión de comisión observadora permanente convocada por el vicepresidente primero, Osvaldo Ferreyra. Los legisladores opositores aceptaron la propuesta, pero la reunión fracasó porque rechazaron que Ferreyra presida esa comisión y que se trate en el recinto el pedido del MPN para tratar la expulsión del aliancista Jorge Taylor. La oposición con el camino allanado habilitó el tratamiento de la exclusión de Ferreyra yla comisión de Labor Parlamentaria -sin los diputados del MPN- llamó a sesión para las 17.


Comentarios


La oposición se unió, pero no fue suficiente para expulsar a Ferreyra