La otra prueba



VILLA CARLOS PAZ (Enviado especial) – El rally paralelo no se disputa en los tramos de velocidad, es el que cada participante encara en los enlaces. Verlos transitar es de no creer. Una cosa de locos, pero no les queda otra porque los tiempos son acotados entre especial y especial, y los que más sufren son los que andan atrás de los prioritarios.

No es la primera vez que ocurre, es algo que invariablemente se repite todos los años, que no tiene solución y también está claro que no se puede seguir apostando todo a la suerte.

Dios es “tuerca”, está fuera de discusión. Sólo así se puede comprender que no pase una tragedia en un tramo de enlace.

¿Qué pasó? Pasó y seguirá pasando, porque los pilotos se mueven en los enlaces en las mismas rutas por la que transitan miles de aficionados con sus autos. Y, puntualmente, cuando se atraviesa por la zona céntrica de alguna comunidad, el andar se convierte en una pesadilla.

Entonces, los que manejan acompañados por sus familias y/o amigos tienen que estar tan pendientes del que va adelante, como mirando el espejo retrovisor para ver si no viene algún auto a fondo.

Y las cosas que se ven tan increíbles, como preocupantes. Los pilotos, a veces vienen de a dos o tres, se mueven a gran velocidad, van en zig zag entre los autos, transitan por la banquina o hasta en contramano, lo mismo en una subida que en una curva cerrada. Su preocupación es llegar en tiempo y forma a largar el próximo tramo. Los semáforos es lo mismo que no existieran, verde, amarillo o rojo, los pasan a fondo. En algunos lugares están previstas las medidas de seguridad como para que por un carril transiten los participantes y por el otro, o por un camino alternativo, miles de aficionados.

Y son tan grandes los atascamientos de tránsito que a veces cubrir 300 metros lleva casi media hora, por lo que los pilotos afrontan otro rally en medio de la gente para poder llegar a otro tramo o directamente volver al parque de servicio.

Es la otra prueba del Rally de la República Argentina, la paralela, la que generalmente se codea con el peligro propio y ajeno, por ahora está visto que el de arriba es más “fierrero”; que todos los que se mueven en las serranías cordobesas al compás del cuarteto y de los mejores del Mundial. Ojalá no nos suelte nunca la mano. Es todo un tema, por ahora, sin solución.

Notas asociadas: RALLY DE CORDOBA: Loeb está a un paso de la gloria en las serranías cordobesas

Notas asociadas: RALLY DE CORDOBA: Loeb está a un paso de la gloria en las serranías cordobesas


Comentarios


La otra prueba