La pasión de Rácing viaja a la “Bombonera”

La "Academia" se juega gran parte de su ilusión ante Boca, que seguirá ensayando su nuevo esquema, en el adelantado de la 15ª fecha.

Lo más visto



BUENOS AIRES (DyN) – Casi que para Rácing el partido de hoy ante Boca, adelantado de la decimoquinta en la “Bombonera”, es un cara o ceca para saber si puede ser campeón y cortar, de una vez por todas, la racha negra de 35 años sin títulos a nivel local.

Los técnicos y los jugadores siempre, en el inevitable juego periodístico, se niegan a hablar de campeonatos y de partidos definitorios, pero éste, por más que lo nieguen, para Rácing es un partido clave.

Si lo gana le meterá una presión tremenda a Ríver (la diferencia se estiraría a 8 puntos) y llegará hiperfortificado al encuentro del domingo con Gimnasia y Esgrima La Plata, tercero en el Apertura. Un triunfo lo dejará en las puertas del campeonato.

Pero no será nada simple. Es cierto que Boca sólo tiene ojos para la Intercontinental y justamente, por esa razón, Carlos Bianchi usará este partido como la última gran prueba “en cancha” con miras al Bayern Munich.

De hecho, el local, a 11 puntos de Rácing, jugará con Mauricio Serna como último hombre en una alternativa que el técnico prueba con la mente en Tokio.

En cuanto a los protagonistas, en Rácing se espera y se reza por el volante Adrián Bastía (fuerte traumatismo en la pierna derecha) y se confirmó un cambio: el colombiano Gerardo Bedoya reaparecerá en lugar de Carlos Arano.

Por el lado de Boca, no tendrá a Rolando Schiavi -llegó a la quinta amarilla- quien será reemplazado por Joel Barbosa y hay una duda en el sector izquierdo: Jorginho o Clemente Rodríguez. Quien pese al corte en su cara estará en Boca, será su arquero, Oscar Córdoba, que sabe que este clásico no es lo mismo para unos que para otros.

“Para las aspiraciones de Rácing es fundamental, no serán tres puntos más. Y nosotros debemos ganar para tratar de alcanzarlos, pero nuestro objetivo es lograr la mejor forma futbolística de cara al partido con el Bayern Munich”, aclaró el arquero.

Pero Boca, además y como si el resto fuera poco, jugará un partido contra su propia y dividida hinchada. Hay un sector que desea ganarle a Rácing para que la “Academia” siga en la mala; mientras que para la otra mitad vencer a los de Avellaneda significaría allanarle el camino al título a Ríver, segundo del certamen.

“Me es indiferente lo que pueda acontecer con Ríver. Sólo me interesa hacer un buen partido y que afiancemos este nuevo esquema”, señaló Córdoba, en un claro mensaje a los de afuera. Por el lado de Rácing, donde todo es felicidad y optimismo, hay una pizca de preocupación por el fuerte golpe del “Polaco” Bastía, aunque el médico Miguel Khoury le aseguró a Reinaldo Merlo que el volante estará esta tarde ante Boca.

Igualmente, un prevenido “Mostaza” llamó a Gustavo Arce y lo concentró para el trascendental encuentro.


Comentarios


La pasión de Rácing viaja a la "Bombonera"