La pasión pudo más

Ruiz Moreno volvió para respaldar su proyecto en las divisiones formativas. Se ilusiona con ver unidos a los clubes de Roca jugando un torneo nacional.





La vuelta no la motivó ni el dinero, ni la fama o los títulos. Su regreso se concretó por la pasión que mostró desde que decidió dedicar su vida a este deporte. Leopoldo Ruiz Moreno dejó atrás su retiro y se puso la camiseta de Del Progreso, donde trabaja como coordinador de las divisiones menores, para convertirse en un espejo para los que recién empiezan. El regreso hizo ruido. Mucho más porque se concretó en el clásico rival de Deportivo Roca, donde se convirtió en uno de sus emblemas en una época dorada. Lo tentaron para jugar en el “Depo” cuando con su familia se radicó en Roca, pero se mantuvo firme. El responsable de la vuelta fue Federico Heck, dirigente de Del Progreso, quien lo convenció con un argumento sólido. “Leo, si los chicos no te ven jugar, el mensaje no les llega”, le disparó. Esas palabras movilizaron a Ruiz Moreno, aceptó el desafío y volvió a ponerse los cortos para regar con su talento las canchas de la región. Está intacto. –¿Costó convencerte para volver? –Había cerrado mi etapa como jugador. Lo mío pasa por otra cosa, que es coordinar el trabajo de las divisiones menores, aunque Heck tenía razón. A mí, la mayoría de los chicos no me vieron jugar. Entonces, comprendí que si volvía, el mensaje iba a llegar más rápido y lo comprobé desde que pisé otra vez una cancha. –¿De dónde sacás la motivación después de ser profesional y jugar en el exterior? –La motivación viene de la pasión que tengo por esto. El básquet me encanta jugarlo, enseñarlo, verlo. Por eso, ponerme los cortos no es un sacrificio. Lo del retiro pasó por la edad, el tiempo, las obligaciones. –¿Físicamente estás entero? –Viste, son las cosas de la vida, mentalmente no estaba dispuesto a tantos viajes, pero se ve que el cuerpo registraba que se podía seguir. Igual, los dolores están, pero se ve que mi físico estaba listo para volver a activarse, disfrutando. Estoy haciendo, por momentos, las mismas cosas que antes. –¿Te insultaron en el clásico con Roca? –Los insultos forman parte del folklore. Leí una nota en una web que hablaba de que el gran ganador fue el básquet y fue cierto. Sin desmerecer al Depo, que ganó y merecidamente, ¿cuánto hacía que no había tanta gente en el poli? –¿Fue raro tener la camiseta de Roca enfrente? –Sí!!! Como no me va a resultar raro, si debo ser uno de los jugadores que más veces se la puso. –¿Te ves como técnico en el futuro? –No quiero ser entrenador. Me gusta coordinar, que el chico tenga todo los elementos para desarrollar la actividad. Si le puedo transmitir mi experiencia mejor. Yo acá realizo entrenamiento específico dos veces por semana. Trato de enseñarles algo más con los pantalones cortos. Me fascina planificar, marcar detalles. Trabajo personalmente con los chicos. Ser técnico es desgastante. –¿Apostás a las divisiones formativas? –Sí. Hay que darles todo a los chicos para que mañana podamos llegar a la Liga Nacional con chicos de la zona. No se dio en esa época que estuve en Roca. Ahora estoy viendo que se reactivó todo, hay que aprovechar ese envión. Tenemos gente que sabe, con experiencia, hay que trabajar en pos de ese objetivo. –¿Se puede? –Claro. No hay que ser egoístas, todo tenemos que volcarlo en pos de los chicos, que la ciudad tenga un equipo, que pueda ver buen básquet . Me ilusiono con que mi proyecto llegue a otro nivel. Apunté a eso cuando lo presenté. Lleva tiempo, hay que tener paciencia, organización, esa es la idea. Ojalá que un Sub 15 o 16 pueda pegar el salto. O que con 21 años juegue en primera en el club de la ciudad. Sabés que bueno sería que Roca tenga un equipo en Liga B o TNA, un poco lo que está haciendo Alianza Viedma. El tema lo apasiona a Leo. Por eso, su monólogo. “Hay que ser conscientes que con los equipos de la ciudad separados será difícil de llegar. Insisto con lo mismo, el clásico en las formativas está bien, pero para potenciar y lograr un envión, el equipo de primera tiene que ser de la ciudad, con infraestructura, con gente experimentada, dirigentes capaces. Voy a insistir con lo mismo en cada nota. Hay que dejar de lado los ego, yo estuve en los dos lados y apuesto por un equipo de primera que represente a la ciudad.

RAúl bernal rbernal@rionegro.com.ar

“Mi paso por Deportivo Roca es imborrable. Llegué siendo muy chico y logré cosas importantes con esta camiseta. Siento un orgullo enorme, porque acá me formé como jugador”, afirmó Leopoldo Ruiz Moreno.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La pasión pudo más