La pasión sale nuevamente a escena

Hoy y mañana se presentará "La Pasión" en Luis Beltrán. Será a las 22 horas en el colegio Salesiano. Participan personas desde los 3 hasta los 70 años.

LUIS BELTRAN (AVM).- Nuevamente, más de cien personas de Luis Beltrán pondrán en escena, hoy y mañana, la obra "La Pasión". El espectáculo se desarrollará en el colegio Salesiano a las 22.

Como no es común, sobre todo en los tiempos que corren, la puesta dejó de ser, por el compromiso de los participantes y la increíble repercusión, una simple obra teatral para convertirse en un acto de comunión muy particular entre los asistentes, los participantes y los habitantes de la localidad. Esta será la cuarta oportunidad que llega a materializarse un viejo sueño de la gente de la parroquia de Luis Beltrán, que miraba cómo se hacía un evento parecido en las ciudades de Tandil y Madariaga, en la provincia de Buenos Aires. Con ese pequeño germen dándoles vuelta en la cabeza llegaron a conversar con el integrante del grupo de teatro Libres, Pablo Otazú.

Lentamente fueron dando forma a la idea. Al principio los obstáculos parecían más que los logros pero al proyecto se fue sumando, cada vez más gente, sin esperar a recibir nada a cambio. Lo que se ha seguido repitiendo año tras año.

Así en la primera oportunidad, para la Semana Santa de 1999, unas tres mil personas asistieron a las dos funciones que significaron el estreno de la obra y la realización de un sueño, que en el caso de Irma Pilia -uno de los motores detrás de la escena- tenía más de cinco años. Mientras que en el 2000, la asistencia trepó a más de 5 mil personas. En el 2001 la asistencia fue similar.

La puesta hasta ahora ha sido un éxito, que incluso ha sorprendido a sus organizadores.

La obra tiene dos características que la hacen convocante, afirma Otazú. El tema, que es religioso, aunque nosotros lo hemos adaptado, y la participación de un centenar de personas que no tiene ninguna experiencia anterior en el teatro.

Entre los ribetes importantes con que cuenta "La Pasión" se remarca la participación de una murga, que sirve de nexo entre cuadro y cuadro. Los murgueros además van generando, con monólogos y música, una suerte de paralelismo entre lo que aconteció y la realidad.

A su vez, el desarrollo se realiza en un escenario montado en tres niveles.

La utilización de las luces, es también sumamente importante porque es gracias a la iluminación y a la escenografía que se van logrando distintos climas.

Este año los protagonistas principales cambiaron. Los actores que trabajaron el pasado le dejaron el lugar a personas de la localidad, sin experiencia previa en el tema, que lejos han estado de quitarle valor a la obra.

Esta comunión de teatreros, murgueros, religiosos y vecinos creó además una unión muy particular. "Así entre los habitantes de Luis Beltrán, que participan se pueden encontrar desde docentes hasta chacareros, y todos con la misma intensidad a la hora de trabajar" resalta el director de la obra, Pablo Otazú. "Participa, además, gente de Lamarque y Choele Choel" agregó.

"En la obra hay gente de 3 años hasta los 70", dice Pablo Otazú el director de "La Pasión".

"La pieza sirvió -según relató Otazú- para un acercamiento entre el grupo y la comunidad. Muchos pensaban que nosotros éramos de otra manera, pero a partir de la participación de la gente en la puesta ese concepto fue cambiando". La obra no ha sido sólo un fenómeno en Valle Medio, donde se busca -además- que se convierta en una atracción turística religiosa para esta época del año, sino que religiosos y directores de teatro de otros puntos del país la han podido ver en video y se han mostrado gratamente sorprendidos por el espectáculo.

Así este año recibieron un invitación desde la ciudad de Las Grutas para que la puesta se realice en esa localidad, pero por ahora los organizadores están analizando la propuesta.


Comentarios


La pasión sale nuevamente a escena