La Peña: a la hora del baile, la música tienta a todos por igual



Datos

La negación forma parte también de los fenómenos musicales. Es que para quedar bien dirán una cosa, pero puertas adentro no paran de bailar con la misma música que niegan.
Es un clásico responder Serrat cuando se pregunta por los gustos musicales. Parece que el español tiene más seguidores que habitantes el país. Algo parecido sucedió con Borges. Todos decían que preferían a Borges, pero muchos de ellos jamás habían leído un libro.
La muerte de Pocho La Pantera, un fenómeno musical de una clase social, me trajo a la mente esto de que la música iguala, pero cuando se consulta sobre gustos muchos los niegan. Los mismos seguidores de Serrat, del rock, de la música clásica, cuando hacen fiestas, cuando se juntan con sus amigos, es muy probable que bailen los temas de Pocho La Pantera, los de Ricky Maravilla, los de La Bomba Tucumana. Eso sí, cero memoria, porque cuando sucede una desgracia como la de Pocho uno pregunta si lo conocían y un buen número responde que no. Pocho La Pantera no cotiza en el ranking del prestigio, el bailantero no estaba ranqueado entre los gustos de la clase media alta, la misma que lo bailaba en cuanta fiesta había.
No sé si a ellos les importa que los acepten, que admitan que los bailan y hasta que los escuchan. Pero saben que los niegan.
Nadie está obligado a sincerarse en el terreno musical, cada uno escucha lo que quiere y baila lo que quiere, pero silenciosamente la música iguala a las clases sociales, aunque sea por un rato, por una noche, por una fiesta.
Porque no será fácil quedarse sentado cuando suene “El hijo de cuca”, “la pollera amarilla”, “El bombón asesino” o “Qué tendrá el petizo”, temas clásicos de los que hay miles, pero que se convierten en irresistibles para todos cuando el clima es de fiesta. Lo ideal, sólo ideal es que cada uno admita sus gustos musicales, con eso alcanzará para ver la dimensión real de cada uno. Obviamente no es culpa de Serrat.

Comentarios


La Peña: a la hora del baile, la música tienta a todos por igual