LA PEÑA: La música que nos identifica

JORGE VERGARA

jvergara@rionegro.com.ar

La pregunta es muy frecuente para los especialistas en la materia, pero el análisis puede incluir a gente que puede opinar desde afuera, porque la música tiene que ver fundamentalmente con el gusto y los gustos musicales son tan indiscutibles que nadie se animaría a objetarlos. Esa pregunta surge con frecuencia en las escuelas. ¿Cuál es la música argentina?

Y responderla no es asunto fácil, llevo consulta tras consulta y la verdad es que caemos siempre en el mismo terreno.

Claro está que hay géneros musicales que se identifican plenamente con otros países, aunque en el caso de la Argentina, uno bien podría distinguir al menos dos que son los que de algún modo nos distinguen.

Y para mi gusto, tal vez subjetivo por ser justamente eso, un gusto, el folclore es la música que nos distingue, con personalidad, con muchos componentes propios, pero con serias influencias de la misma inmigración que vivió la Argentina.

El folclore es producto justamente de distintas corrientes migratorias y dentro del mismo género uno puede advertir claramente que el folclore de la Patagonia es muy diferente al de la provincia de Buenos Aires, es distinto al del Litoral y mucho más aún al de las provincias del Noroeste. Un mismo género tiene sus matices bien marcados en esta Argentina de gustos tan variados. Creo que por inmigración, por su propia historia, que en definitiva es la identidad misma de la Argentina, por tradición, el folclore es la música que nos distingue. Resulta casi obvio decirlo.

De todos modos, no es tan tajante esta identificación, en todo caso el segundo género es el tango, porque es internacionalmente sabido que el tango argentino tiene tanta personalidad que al mismo tiempo tiene toda la identidad. Creo que son los géneros por excelencia que nos distinguen.

Pero uno se pregunta si de verdad debiera hacerse esta distinción, porque también nos distinguen por los exponentes del rock, nos distinguen por la música de Diego Torres, o la de Sandro. Entonces me pregunto si sólo el folclore y el tango nos distinguen cuando se mira desde afuera.

Y no, no son sólo los géneros mencionados los únicos que nos distinguen, simplemente porque la identidad musical de un país es una especie de frontera imaginaria y en materia musical no hay fronteras. Sino bastará fijarse cómo influye la cueca chilena en la zona cuyana y cómo las influencias brasileñas pegan fuerte en Corrientes.

Caprichos, sólo caprichos parecen ser estas dicotomías, estos dilemas de intentar establecer formalmente parámetros para un país. No hay parámetros, no hay fronteras para la música, no hay límites cuando sus ejecutores trascienden.

Charly García, alejado del tango y del folclore, es el símbolo de una parte de la música argentina y nos distingue a nivel internacional; Diego Torres representa a otra franja, Los Nocheros a un sector más identificado con el romanticismo que con el folclore, y tantos tangueros de trascendencia que recorren el mundo y son un modo de identificar a la Argentina.

Creo que en materia musical no hay modo de establecer parámetros para instalar qué género es más importante que otro, porque es más importante o menos según para qué publico vaya dirigido. En todo caso sólo se puede hacer una aproximación.

No será fácil establecer fronteras musicales y menos aún decir cuál es la música que sin influencias de otros orígenes, nos identifica plenamente.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios