La pequeña Sol volvió a sonreír: se curó del cáncer

"Ya no tengo más ese bicho", dice la nena a familiares y amigos. Los médicos dieron el diagnóstico de "remisión total", tras mucho tiempo de quimioterapia y ayuda de la población.

#

Una nueva vida empieza para Sol ahora. Podrá ir normalmente a la escuela y jugar con sus amigos. "Lo peor ya pasó", dice su mamá.

ROCA (AR).- Puede parecer un apotegma un tanto ingenuo, pero la sencillez de lo que predica es crucial para la existencia y felicidad de las personas que depositan toda su fe en él. La vida siempre busca la forma de abrirse camino, y eso es algo que Sol Milagros puede certificar. Y es que Sol, la niña roquense de seis años que hace no mucho tiempo movilizó a toda una comunidad para reunir los recursos necesarios para un tratamiento contra el cáncer, ya no está enferma. Después de seis meses de quimioterapia y radioterapia, a principios del mes de agosto los médicos del Hospital Garrahan, donde se encontraba internada la niña, le dieron a sus padres la gran noticia: "remisión total".

"Cuando hablamos de cáncer nunca sabemos lo que puede pasar, pero nosotros nunca perdimos la confianza en Dios para que guíe a los médicos y salve a nuestra hija. La alegría que sentimos al saber que Sol no tiene más cáncer fue indescriptible", cuenta Marisol Pérez, su madre. La mujer no cabe en sí de la alegría y agrega que una buena parte del milagro de la curación también se debió a las ganas de vivir de su hija y a las cadenas de oración que amigos y desconocidos armaron para pedir por la salud de la niña.

Sol siempre entendió perfectamente las implicancias de la enfermedad, que por mucho tiempo le impidió realizar las actividades que todo niño de su edad desea disfrutar, pero que nunca le quitó la energía y la vitalidad para levantarse todas las mañanas y soportar los pinchazos y la infinidad de análisis a los que debió someterse durante más de un año.

"Ya no tengo más ese bicho", le cuenta a sus amigos y familiares, contenta porque ahora podrá jugar, ir a la escuela con normalidad y, por sobre todo, porque ya no estará encerrada en las frías habitaciones de un hospital o una clínica.

 

Un tipo poco frecuente

 

La nena sufría de un mal denominado Linfoma de Hodking, un tipo de cáncer poco frecuente que afecta el sistema linfático. El año pasado, cuando le diagnosticaron la enfermedad, la familia empezó una campaña solidaria para recaudar fondos, dado que no contaban con obra social y los gastos de internación y sesiones de quimioterapia eran muy elevados. La comunidad roquense entera respondió al pedido de ayuda, hecho que siempre fue agradecido por sus padres y demás familiares.

Si bien a Sol le quedan por adelante cuatro años en los que deberá someterse a controles mensuales para estar alerta ante cualquier actividad ganglionar que se presente, "lo peor ya pasó", como dice su madre, y ahora puede disfrutar del milagro de la vida como cualquier otro niño, y con el grato añadido que en unos meses más tendrá un nuevo hermanito con quien poder compartir esa alegría.


Comentarios


La pequeña Sol volvió a sonreír: se curó del cáncer