La PIAP a la espera de producir 600 toneladas de agua pesada

Es para poner en marcha Atucha II dentro del plan de emergencia energética que estudia la administración Kirchner



Con la puesta en marcha de un nuevo plan nuclear, en estudio por el Ejecutivo nacional, son ciertas las posibilidades de que la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) de Arroyito en Neuquén comience a producir para abastecer Atucha II.

Tal como se señaló este fin de semana, el Gobierno teme que haya situaciones de riesgo energético a partir del próximo año en donde la demanda eléctrica supere la generación. Y es por ello que prepara medidas para evitar estos desequilibrios.

Trascendió esta semana que la administración Kirchner estudia para palear estos problemas la posibilidad de pagarle a las empresas que se generen su propia energía y apuesta a nuevas represas hidroeléctricas y nucleares.

En cuanto a la energía nuclear, desde el ministerio que lidera Julio de Vido se planteó que para el 2010 estará en funcionamiento Atucha II. Pero además, dijo, “la Argentina está en situación de desarrollar su propia tecnología para centrales más chicas”.

Según las primeras proyecciones oficiales, la central nuclear Atucha II requerirá 1.500 millones de pesos de inversión y entrará en funcionamiento a fines del 2009. El reactor de Atucha II es del tipo que ha elegido la Argentina para su línea de reactores de potencia, reactores de uranio natural, con agua pesada como moderador y refrigerante.

Las 600 toneladas de agua pesada necesarias para la carga inicial del reactor y el sistema de extracción de calor también serán producidas en el país en la planta de la PIAP, propiedad de la CNEA y la provincia de Neuquén.

 

Cambios en la matriz

 

Desde el gobierno se reconoció que la menor oferta de hidrocarburos es un “cambio estructural” dentro de la economía, y que entonces la apuesta del Ejecutivo será a mayor oferta de energía por parte de la generación nuclear e hídrica.

A nivel mundial, las proporciones de aporte de las distintas fuentes energéticas a la producción eléctrica total, en porcentaje de la energía eléctrica consumida, son las siguientes: Los combustibles fósiles -carbón, petróleo y gas- contribuyen con un 63%, la hidroeléctrica representa alrededor del 19, la nuclear 17 y las energías alternativas contribuyen en conjunto con cerca del 1%. En La Argentina, las proporciones para el 2004 fueron: 34% hidráulica, 56 combustibles fósiles, 9 nuclear y 1 de otras fuentes.


Comentarios


La PIAP a la espera de producir 600 toneladas de agua pesada