“La plaza del pueblo”



La plaza Roca, de la ciudad de Neuquén, según Mauricio Arabarco en “Mateando con Juanes”: “La plaza Roca fue siempre una maravilla. Antes, más que ahora”. Era lógico: estaba frente a la residencia del gobernador, y los intendentes se esmeraban para que el ocupante de la casa gris tuviera un buen panorama al mirar tras las ventanas o para realizar caminatas por las tardes. Con sus árboles cuidados, su césped bien cortado, sus veredas limpias, era todo un orgullo para la ciudad. En su radio se desplazaron las elegantes pibas de aquellos tiempos que se reunían en el lugar en invierno, luego del almuerzo y en el verano, después de la cena, emprendiendo alegres tertulias con los muchachos de entonces. Sobre el césped se habían colocado primorosos trozos de madera cuadraditos y muy bien trabajados, pintados de blanco, con una leyenda en negro que decía: “Prohibido pisar el césped”. Hoy, la plaza Roca, la plaza del pueblo, está olvidada, abandonada, con árboles enfermos, secos y faltos de raleo; falta de iluminación, con sus veredas destruidas y los bancos rotos, los juegos para niños escasos y muy peligrosos, donde los pequeños se llenan de tierra. Por las noches, sirve de albergue transitorio para los enamorados y, en ocasiones, se observan chicos que se bolsean o drogan. Lo único que ha crecido desde su creación fueron las plantas, la desidia y el olvido. Como si fuera poco lo expuesto, les comento que el monumento al general lo utilizan de mijitorio quienes se manifiestan frente a la Casa de Gobierno o para algún vecino en apuros que no encuentra ningún sanitario en la ciudad de Neuquén. Sr. gobernador, Sr. intendente, Sres. concejales, devuélvanle la plaza al pueblo. Miguel Fierro DNI 8.022.023 Neuquén

Miguel Fierro DNI 8.022.023 Neuquén


Comentarios


“La plaza del pueblo”