La polémica continúa



El triunfo del seleccionado argentino ante Uruguay dejó algunas secuelas, principalmente por el permisivo arbitraje del paraguayo Carlos Torres y de las duras infracciones cometidas por los jugadores de la ´celeste´. En diálogo con radio La Red, Luis Suárez salió al cruce de las acusaciones de Mascherano, Demichelis y Messi, entre otros, y defendió la postura charrúa.

“Ellos también fueron con la pierna fuerte”, indicó. “Sabíamos que iba a ser un partido muy duro y que teníamos que poner. Ellos también tienen jugadores aguerridos. Quizás, los dos goles en contra nos hicieron ir más fuerte”, agregó.

Acerca del rendimiento de ambos equipos, Suárez, suspendido para jugar hoy ante Bolivia, afirmó: “Los dos tantos nos derrumbaron la planificación. No creamos chances de gol y Argentina tampoco generó tantas”.


Comentarios


La polémica continúa