La prensa argentina también padeció las limitaciones del Pacaembú



Copa Libertadores

Las limitaciones del estadio Pacaembú de San Pablo para albergar la final de la Copa Libertadores de América, esta noche entre Corinthians y Boca Juniors, se pusieron de manifiesto en el trato a los periodistas argentinos, relegados a una posición incómoda y expuestos a algunas agresiones de los hinchas locales.

Muchos de los enviados de los medios gráficos fueron ubicados en una cabina pequeña y de vidrios polarizados, muy oscuros, que dificultaban una buena visión de las acciones del encuentro.

Para colmo, una vez individualizados, los periodistas argentinos fueron objeto de agresiones verbales por parte de los hinchas del Corinthians, uno de los cuales golpeó peligrosamente sus puños contra el vidrio de la cabina.

Para las radios el panorama fue similar, y los equipos de algunas emisoras fueron divididos: los relatores en pupitres, y sus comentaristas respectivos frente a un televisor.

Los hinchas de Boca Juniors, muchos de los cuales llegaron a San Pablo sin entradas, tampoco la pasaron bien: fueron sometidos a un operativo policial excesivamente riguroso y desviados a un rincón incómodo del estadio Pacaembú, que quedó chico.

Télam


Comentarios


La prensa argentina también padeció las limitaciones del Pacaembú