La presidenta y Coninagro abrieron “un camino de diálogo”

Durante el encuentro, el gobierno y la entidad que nuclea a las cooperativas agropecuarias analizaron la posibilidad destrabar la exportación de cereales. No descartan que un acercamiento similar pueda darse con otras organizaciones del campo.



El gobierno y la dirigencia de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (CONINAGRO) convinieron hoy en la necesidad de abrir un “diálogo” para dejar atrás el conflicto abierto en marzo de 2008 con el intento oficial de aplicar retenciones móviles, además de analizar la posibilidad de fijar mecanismos que permitan levantar las trabas que pesan sobre la exportación de cereales.

Este fue el resultado que arrojó la visita de la presidenta Cristina Kirchner a la sede porteña de CONINAGRO, donde fue recibida con un asado, flores y obsequios del campo; hecho que el presidente de la entidad rural, Carlos Garetto, calificó como “una señal muy fuerte” para el sector del cooperativismo rural.

“Se abre así una puerta al diálogo para la búsqueda de respuestas a los problemas que tiene el sector agropecuario, ya que venimos de una situación de conflicto, la cual no queremos que se repita”, aseguró Garetto en rueda de prensa, de la cual participó DyN.

Al respecto, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, definió al sector cooperativo rural como un “aliado estratégico” del Estado nacional y aseguró que resta “resolver el problema de comercialización sobre el stock no declarado” por los productores trigueros.

Entre los temas analizados entre los ruralistas y la jefa de Estado, quien fue acompañada por Domínguez (con todo el gabinete ministerial) y Oscar Parrilli, secretario general de la Presidencia, figuraron la exportación del trigo y la situación que exhiben economías regionales, tales como el yerbatero de Corrientes y Misiones y el algodonero del Chaco.

Según admitió Garetto, Cristina Fernández expresó durante el encuentro que “ningún país del mundo está blindado ante una crisis de esta magnitud, la cual nos encuentra en una situación mejor que la que presentan otros países y en condiciones inmensamente mejores que en el 2001, lo cual nos permitirá capear el temporal”.

Tras negar que la situación de la Mesa de Enlace fuera tema de conversación durante la visita presidencial, Garetto admitió que el acercamiento de Cristina Fernández a su entidad podría gestar encuentros similares con otras entidades ruralistas.

“Ella no lo va a decir, pero parece que su espíritu es ese”, admitió el ruralista, al tiempo que consideró que el almuerzo y diálogo producido con la mandataria hace prever que “es cuestión de tiempo” que la Mesa de Enlace pudiera reunirse con la presidenta, en caso de imponerse en las próximas elecciones generales.

En este sentido, el dirigente agropecuario aseguró que desde su entidad “hemos estado propiciando el diálogo (con la Casa Rosada), y este no se logra con la protesta, sino con una mesa como esta”.

Por ello y al aludir a la Mesa de Enlace, Garetto afirmó que “hay que trabajar hacia adentro de nuestro propio sector, con la elaboración de propuestas”.

De acuerdo con Garetto, la presidenta, que buscará el domingo 23 de octubre ser reelecta, propone llevar adelante una política de estímulo a iniciativas que privilegien el “valor agregado” en la producción del campo.

Sin hablar de quiénes podrían ser los nombres de sus próximos colaboradores en áreas como Agricultura o Economía, Garetto reconoció que la jefa de Estado “dejó entrever que la decisión (de nombrar a sus funcionarios) es de ella”.

La visita presidencial comenzó a gestarse el pasado miércoles, cuando con sorpresa CONINAGRO recibió la decisión de la Casa Rosada de “agendar un almuerzo” con la cúpula de la entidad, que mantuvo encuentros similares con otros candidatos presidenciales.

Más allá del apoyo presidencial a la gestión del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, el dirigente rural comentó que las trabas a la exportación de granos se presentan como “un conflicto, y da la sensación de que el Gobierno no quiere tener más conflictos con nadie”.

Agencia DyN


Comentarios


La presidenta y Coninagro abrieron “un camino de diálogo”