La primera novela del verano

Giménez, que primero le dijo que no a San Lorenzo, después cambió de idea. Ahora la traba es de Rivero, que no arregla números con Boca.

“Debo agradecer que un técnico de la categoría de Ramón Díaz me busque”, dijo Giménez y aceptó pasar a San Lorenzo.

A primera hora de la tarde estaba todo caído. Las tres de las cuatro patas de la negociación estaban de acuerdo: Boca, San Lorenzo y Diego Rivero. Pero hubo una que al principio dijo no y el enroque de Matías Giménez a Boedo y el Burrito a La Ribera parecía estancado.

Pero en el transcurso del día, la cosa se empezó a aclarar, al menos del lado de Giménez. “(Julio César) Falcioni nunca me dijo que no me iba a tener en cuenta. Tengo buena predisposición. Estoy muy agradecido a San Lorenzo por el interés y yo no tengo drama en pasar a ese club”.

Así, la operación que antenoche habían acordado el vicepresidente primero de Boca, José Beraldi, y el titular de San Lorenzo Carlos Abdo, cuando parecía frustrada, se reflotó cuando el ex Tigre revisó su postura y aceptó pasar a préstamo al equipo de Ramón Díaz.

“Me siento un poco como la moneda de cambio, pero también debo agradecer que San Lorenzo y un técnico de la categoría de Ramón Díaz me busquen”, dijo Giménez a Fox Sports, al tiempo que agregó: “Si me va bien puedo volver por la revancha”.

El volante buscó aclarar algunas versiones que circulaban sobre su postura con relación al trueque que se planteó: él pasaba a San Lorenzo, a préstamo, y Diego Rivero llegaba como cedido, a Boca.

Pero ahora la situación cambió. Cuando parecía que la postura de Giménez era el obstáculo de la negociación, parece ser que los números del Burrito con Boca no están tan claros.

El propio Beraldi, en declaraciones a radio Rivadavia, dijo que “falta que Rivero acepte lo que pretende pagarle Boca, que es menos de lo que percibe en San Lorenzo”.

Sucede es que el volante pretende cobrar el mismo dinero que percibe en San Lorenzo, cifra que en principio a Boca le parece excesiva, ya que no se trata de una de las prioridades con respecto a los refuerzos.

Sobre el tema Somoza, Beraldi afirmó que “hay muy buena predisposición para que se arregle. Hablo todos los días con el presidente de Vélez, Fernando Raffaini, y con el vice, Miguel Calello, y estamos más que cerca”.

Por otra parte, los dirigentes de Boca continúan las gestiones por Oscar Ustari (Getafe), Pablo Guiñazú (Inter de Porto Alegre), y Darío Cvitanich (Ajax de Holanda), aunque estás están más estancadas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora