La primera pericia confirma fallas estructurales

La Fiscalía avanza en la imputación a los sospechosos.

NEUQUÉN (AN).- El informe pericial de los Bomberos confirma deficiencias estructurales en el inmueble donde funcionaba la Cooperativa Obrera, sobre el cual se construían departamentos que el jueves de la semana pasada se derrumbaron y provocaron la muerte de 7 personas.

Así trascendió ayer de fuentes vinculadas con la investigación. Además se supo que el Poder Judicial le encargará a la facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Comahue que realice otros peritajes sobre el material secuestrado tras el derrumbe.

Cuando se cumplen 8 días del hecho en el que murieron Fedra, Thiago y Juan Yáñez, Lorena Ockier, Evans Aguilar, Ida Martínez y Carlos Arrigoni, los fiscales ya reunieron suficiente cantidad de información como para avanzar en una acusación.

El informe de los Bomberos era aguardado con expectativa por el equipo de la fiscalía que está elaborando el escrito mediante el cual imputará a quienes serían responsables de la tragedia.

Aunque no trascendieron detalles, se sabía que los especialistas encargados del peritaje estaban trabajando sobre la resistencia de las columnas del local, el peso que efectivamente soportaban y los materiales utilizados en la construcción.

Para eso contaban con abundante información: material obtenido en el lugar, planos secuestrados en la municipalidad, cálculos volumétricos que había en una computadora vinculada al arquitecto de la obra, Alberto Diez, a lo que sumaron ordenanzas y reglamentaciones de construcción vigentes.

Por otra parte y a través de testigos, los investigadores saben que antes del accidente había grietas en el techo del supermercado, columnas descascaradas y manchas de humedad. De todo eso habría sido notificado el dueño de la obra, Néstor Guerrero, por parte de la empresa con sede central en Bahía Blanca.

Respecto de quienes están en la línea de sospechas de los investigadores, ayer el arquitecto Diez se presentó en el juzgado de Mauricio Zabala para ratificar a Orlando Funes (h) como su abogado defensor. En cambio Guerrero ratificó a su defensor Martín Segovia mediante un acta ante escribano público. Quien hasta ahora no designó abogado es el capataz de la obra, de apellido Silva.

Se especula que en las próximas horas el equipo de fiscales que integran José Gerez, Pablo Vignaroli, Sandra González Taboada e Ignacio Di Maggio presentarán un requerimiento formal de instrucción ante el juez en el cual atribuirán las responsabilidades del derrumbe.

Una de las incógnitas a despejar es si incluirán en la lista a algún funcionario municipal. El intendente Horacio Quiroga dijo desde el primer día que la obra era clandestina, para explicar la falta de controles sobre la misma.


Comentarios


La primera pericia confirma fallas estructurales