La producción de truchas afectada por las caídas de demanda interna y ventas al exterior

El cierre de los restaurantes en lo que va de la cuarentena está generando importantes pérdidas en el sector. La exportación el año pasado creció, pero en 2020 la pandemia frenó los envíos al exterior que salen principalmente por vía aérea.



Producción de truchas en el lago Alicurá.

La producción de truchas regional no está pasando su mejor momento. Los efectos de la cuarentena se hacen sentir en este complejo escenario.

Los restaurantes del país, en especial los de la región junto con los de Capital Federal y el cordón norte del Gran Buenos, mantienen hace ya más de 100 días sus puertas cerradas. Hacia este tipo de mercado se orienta alrededor del 50% del total de la oferta productiva de la zona. La exportación, las pescaderías y las cadenas de supermercados completan el circuito de ventas de la actividad.

“La depresión en el mercado se nota. Nosotros hoy estamos faenando semanalmente un tercio de lo que los hacíamos a esta misma altura del año anterior”, confió a Río Negro el empresario Javier Agos, Manager de la firma Truchas de Bariloche que está instalada en la zona hace más de 20 años.

“Con el corredor turístico prácticamente cerrado, todo se nos hace muy cuesta arriba”, confió el ejecutivo. “Nuestras ventas al mercado interno cayeron sensiblemente en estos últimos meses y, si bien en junio comenzaron a abrirse algunos comercios, la demanda se mantuvo, pero lejos de los niveles de principio de año”, agregó en otra parte de la conversación.

Cabe destacar que los salmónidos de la región se cultivan en forma natural sin uso de antibióticos ni vacunas ni químicos, única en todo América del Sur. El Senasa en conjunto con la dirección de Acuicultura de Nación en el año 2006 inició un trabajo que duro dos años, donde se estableció un plan de muestreo para declarar a la zona del embalse Alicurá libre de distintas enfermedades de declaración obligatoria.

Datos clave

5%
son las retenciones que cobra el Estado a la actividad por el valor FOB declarado en las exportaciones.
450
son las toneladas, promedio de los últimos años, que se elaboran -de producto terminado- en la región.

La zona autodeclarada libre, Cuenca Alta de Rio Limay, incluye al Embalse de Alicurá hasta la presa hidroeléctrica, ubicada en la Región Patagónica de nuestro país, abarcando parte de las provincias de Neuquén y Río Negro. La misma está delimitada por el Lago Nahuel Huapi y sus afluentes que dan origen al Río Limay hasta la presa del Embalse Alicurá, lo que dio lugar a la formación del lago del mismo nombre. La elección de este Embalse en la zonificación se debe a la importancia productiva que representa.

Estas positivas condiciones sanitarias permite entrar con el producto a distintos mercados con un precio diferencial respecto de la producción tradicional.

Dentro de este complejo contexto hay un tema, entre varios otros, que preocupa a los productores de la región que el ingreso del salmón proveniente de Chile. “La menor demanda de Estados Unidos y China por este producto determinó un desvío de comercio y hoy está ingresando a nuestro país salmón Clase A con precios muy competitivos”, remarcó Agos en otra parte de la conversación.

Exportación

Los envíos de truchas al exterior muestran una tendencia positiva. Según datos consignados por el Senasa, el año pasado el sector colocó en el exterior -casi la totalidad de su oferta va al mercado de Estados Unidos- poco más de 72 toneladas de producto. La cifra representa un crecimiento interanual del orden del del 70% y del 40% en relación con la media exportada en los últimos cinco años.

Las expectativas para este año eran mucho mejores teniendo en cuenta que a principios de año se abrió el mercado canadiense para la oferta regional. “La demanda en el exterior está. Nosotros este año colocamos productos en Estados Unidos y en enero habíamos iniciado la primera exportación de congelado a Canadá, pero la pandemia frenó todo”, confió Eduardo Rottari, socio director de la firma Manila, la principal exportadora de truchas de esta región. El ejecutivo señaló que siguen recibiendo pedidos del exterior, pero como está totalmente paralizada la carga vía aérea no pueden cumplir con esa demanda externa.

Cortes de trucha de la región con destino al mercado.

La mayor parte de las empresas ligadas a esta actividad tuvieron que ajustar sus costos para poder seguir en carrera. Pese a ello, las expectativas siguen intactas. “Apostamos a que esto tiene que mejorar, entendemos que estamos entrando en el piso de la crisis. Pero también esta claro que cuando volvamos a la normalidad, nada será igual. Las estimaciones de crecimiento y desarrollo se postergarán ya que naturalmente nuestra escala va a tener que cambiar. Y sobre esto tenemos retenciones, algo que nos golpea mucho”, reflexionó Rottari en otra parte de la conversación.

Está claro que esta actividad regional no saldrá de la cuarentena de la misma manera de la que entró. El ajuste ya lo están haciendo y volver a los niveles de producción y comercialización de 2019, seguramente, llevará su tiempo.

“Hoy nos estamos sosteniendo con ahorros propios, los aportes que hace Nación para sueldos y los créditos al 24% que logramos del Nación y la Provincia. Esperamos que esta ayuda continúe lo más que pueda para poder seguir sin más ajustes”, remarcó el empresario.

La situación de la producción de truchas es delicada. Nadie sabe como saldrá de la cuarentena el consumo y cual será la velocidad de recuperación que pueda tener. Para la mayor parte de los empresarios consultados, el año ya está perdido y las dudas es como enfrentar lo que vendrá.


Contradicciones


Paradojas de la Argentina. Sobre una actividad, como es la producción de truchas que tiene todo para crecer, el Estado, a través de las retenciones, pone un pie sobre sus ventas externas.

Pero el mayor contrasentido se da cuando se observa que solo con las exportaciones el país podrá lograr compensar la escasez de dólares que hoy tiene nuestra economía.


Comentarios


La producción de truchas afectada por las caídas de demanda interna y ventas al exterior