La provincia había sido alertada sobre el uso del producto prohibido

Chacareros dicen que hace dos años escuchan el rumor.

Pese a haber recibido en el mes de julio la expresa preocupación de los productores y a que el rumor estaba instalado desde hace dos años en el sector frutícola, la provincia de Río Negro adoptó una actitud pasiva ante la posible presencia del agroquímico Daminozide en la fruta fresca y jugos de la región.

No actuó como las circunstancias lo exigían y sólo derivó el reclamo de los chacareros a organismos nacionales como Senasa y la Secretaría de Agricultura.

Ayer no se conocía si efectivamente se avanzó en la investigación para detectar el origen de la fruta tratada con Daminozide y pese a la insistencia de este diario, la mayoría de los consultados no respondió a los llamados u optó por la reserva a la hora de hablar del tema.

Fuentes consultadas ayer revelaron que también el INTA sabía de la problemática, pero la cuestión se mantuvo en silencio.

El ingeniero de ese organismo Carlos Casamiquela, señaló que "la ley de creación del INTA establece que este instituto no puede realizar tareas de control o fiscalización, excepto ante un pedido formal de la justicia". Consultado acerca de cuál es la entidad responsable de efectuar las inspecciones sobre la utilización de productos agroquímicos prohibidos, Casamiquela indicó que "no lo puedo precisar, seguramente hay órganos de control municipales, provinciales y nacionales".

Según trascendidos, desde un centro de investigación se habría detectado, meses atrás, la presencia de residuos no permitidos en muestras de jugo. Habrían comunicado la noticia, aunque no de manera formal.

Sobre los controles, varios productores coincidieron ayer en que jamás tuvieron una inspección en sus chacras que apuntara a verificar qué tipo de agroquímicos utilizan y aseguraron que sólo pasan inspectores de Trabajo.

El 24 de julio pasado, el titular de la Federación de Productores, Luis Mesquín, planteó por nota su preocupación al secretario de Fruticultura, Miguel Quadri, y sólo obtuvo como respuesta que ese organismo "no posee información respecto de la aparición de residuos no permitidos en frutas de nuestra región destinadas a industrias jugueras". Allí anuncia que derivó el tema a otros ámbitos para que "recopilen información en torno a ello".

La difusión de la noticia de la aparición del agroquímico prohibido, generó revuelo ayer en la región. Mientras, importantes cantidades de jugos concentrados siguen apartadas de los lotes exportables en varias empresas de la zona, ya que análisis técnicos demostraron fehacientemente la presencia de Daminozide en los mismos.

El lunes, José Carvalho, titular del Consejo Provincial de Ecología y Medio Ambiente de Río Negro, admitió que "estamos al tanto de que existen partidas de jugos que contienen Daminozide". Sin embargo, pocos días atrás, el titular de Producción de Río Negro, Marcelo Santos, había afirmado a este diario que sólo se trataba de "rumores" y cometió un grosero error al afirmar que el producto en cuestión no estaba prohibido en los Estados Unidos, cuando en realidad sí lo está desde 1989. Ante la insistencia de "Río Negro" de que sí estaba prohibido, dijo una y otra vez que no lo estaba en ese país y que la restricción era en la Argentina..

Ayer, el productor Antonio Bezich, afirmó a FM Manantial que "desde hace más o menos dos años que vengo escuchando el rumor de que se estaba usando otra vez. Esto es un acto de irresponsabilidad del que produce y del que lo asesora, aunque me atrevo a decir que con lo caro que era el Daminozide, los pequeños productores no podrían acceder a él".

Edgardo Krístensen, chacarero cipoleño, admitió que el rumor está instalado en la región desde hace tiempo y fue más lejos aún al asegurar que "habría que investigar por las empresas, las que pueden pagarlo. No olvidemos que hay también malos empresarios que pueden terminar arruinándonos a todos. Hay que ser duros y aplicar todo el rigor en castigar a los que cometieron esto".

Explicó que "en Buenos Aires se puede conseguir porque es legal su uso en floricultura, aunque por las cantidades que se manejan en las chacras habría que averiguar por otro lado".

El presidente de la Federación de Productores, Luis Mesquín, dijo que"no es el pequeño productor el que puede comprar porque es un producto carísimo". (AR-AC)


Comentarios


La provincia había sido alertada sobre el uso del producto prohibido