La provincia le reclamó reformas a Bariloche

El gabinete pidió cambios estructurales en la comuna. Dudan de que las modificaciones se realicen en la gestión de Di Biase

VIEDMA (AV).- El gabinete provincial reclamó a la intendenta de Bariloche que acelere la reforma estructural del Estado municipal. Pese a este planteo, los ministros transmitieron al gobernador Pablo Verani que no habrá cambios importantes en la gestión de Graciela Di Biase.

El mandatario provincial escuchó esa evaluación de parte del gabinete que concurrió a Bariloche. "Hubo un firme reclamo por las reformas. Pero la intendenta quiere hacer la plancha y, por eso, ya arregló con el gremio", sintetizó un ministro en la intimidad. De igual forma, el gobierno de Verani transparentó su posición en una gacetilla. El ministro de Coordinación, Gustavo Martínez advirtió que esa comuna está "rezagada en la implementación de las reformas necesarias", que entendió como "impostergables".

El gobernador reunió el martes a su gabinete y la crisis de Bariloche concentró gran parte del encuentro. Los ministros Martínez, Esteban Rodrigo y Alejandro Betelú informaron de las gestiones en la ciudad andina. Por Economía, la visión la aportó el secretario de Hacienda, Pablo Verani, quien viajó con el ministro José Rodríguez, pero éste se dirigió directamente a Capital Federal.

Los funcionarios provinciales participaron el lunes de un análisis conjunto con la intendenta Di Biase y concejales. Según se supo, el ministro Martínez y el secretario Verani fueron categóricos en sus reclamos por el ajuste en el Estado de Bariloche.

"Hace dos años ya pedimos a (Atilio) Feudal que hiciera la reforma y estamos igual que entonces. Por eso, se debe apurar los cambios aunque este municipio tiene la ventaja de que no tiene grandes deudas", manifestó el contador ante el silencio de Di Biase y los ediles.

Por su parte, Martínez desnudó contradicciones que exigen urgentes cambios. "Hay 300 empleados que sirven café y sólo 14 agentes que cuidan las plazas. Hay 56 inspectores de tránsito y sólo 13 están en la calle", sentenció el ministro ante los barilochenses. Aún así, Martínez insistió en su declaración pública en que se "debe cambiar el régimen tributario" (la recaudación sólo permite cubrir las obligaciones salariales) y "reorientar el trabajo de los agentes", resaltando la mayor cantidad de maestranzas sobre empleados para plazas y parques cuando en Bariloche la "prioridad debería ser su imagen y embellecimiento".

En síntesis, los hombres de Verani apuntaron a acelerar las reformas, pero la intendenta y los concejales no hablaron -en ningún momento- de coincidir con esa posibilidad. Di Biase balbuceó que está evaluando pero cree que los cambios recién deben implementarse con el nuevo mandatario electo. El gabinete provincial insistió que las reestructuraciones del Estado comunal requerirá de "ordenanzas y los concejales serán los mismos".

El SOYEM trata de esquivar un recorte en los sueldos

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Bariloche (SOYEM) "abrió el paraguas" para protegerse de la lluvia de críticas que recibieron sus elevados salarios, los cuales se cobran a pesar de las continuas huelgas.

Los secretarios general y adjunto, Germán González y Graciela Bedini, sostuvieron que "la teoría de que la crisis municipal se soluciona con un ajuste salarial y reformando el Estatuto de los Trabajadores Municipales, es una postura liberal y simplista. Esta práctica ha sido aplicada en los últimos años de nuestra historia demostrando que la receta del ajuste como única forma de solucionar las crisis sólo lleva a la recesión económica, al hambre y a la miseria del pueblo".

En el comunicado, el SOYEM sostiene que "la política de continuo ajuste ha llevado a la Argentina al estado actual de absoluta pobreza".

Reiteran que la única alternativa para salir del estado actual es profundizar la solidaridad social, dignificar la salud y la educación y llevar adelante la propuesta del Frente Nacional contra la Pobreza que en Bariloche fue votado por más de 14.000 personas.

"Si continúan los despidos y se achican los sueldos la crisis sólo tenderá a profundizarse", afirmaron.

Los dirigentes instaron a "crear una política social que transforme realmente la situación de desastre económico municipal", aclarando que de la misma "no nos sentimos culpables, ya que en forma permanente hemos denunciado las negligencias de los actos de gobierno y hemos realizado propuestas para mejorar los servicios y la recaudación". Reiteraron su apoyo para sacar a la ciudad de su caos actual, para lo cual el personal de planta no dudó en asumir las tareas de conducción, "que hasta la fecha efectuaban funcionarios políticos con el nefasto resultado por todos conocido".

La crítica de algunos sectores hacia los salarios municipales y también hacia los que perciben los empleados de la cooperativa de electricidad local, serán uno de los aspectos centrales de la inminente campaña política de la ciudad.

Radicales y peronistas parecerían decididos a "terminar con los privilegios", pero no pensaría lo mismo el MUP, estrechamente vinculado a la CEB, ni los partidos vecinales. Si en los próximos 60 días Graciela Di Biase y el SOYEM logran ordenar y transparentar la economía municipal, pendiente desde hace años, sumarán un importante argumento a su favor.


Comentarios


La provincia le reclamó reformas a Bariloche