La prueba científica fue protagonista del juicio

Ocurrió lo que se preveía ante la falta



NEUQUEN (AN).- Una cáscara de durazno, una gaseosa, una flor exótica, los hábitos de un insecto. Estos elementos, analizados por ojos expertos, ayudaron a comprender cuándo y cómo asesinaron a María Alejandra Zarza y comprometieron al único imputado en el crimen.

Como se preveía, las pruebas científicas fueron claves en la investigación y en el juzgamiento del acusado Nicolás Rinaldi. La tercera parte de los 38 testigos citados a declarar en el juicio fueron especialistas de diferentes disciplinas; la combinación de sus trabajos alumbró aspectos del caso que, de otro modo, jamás habrían sido descubiertos.

Con esfuerzo, los expertos pudieron remontar la desventaja inicial: el cuerpo fue hallado siete días después de la muerte.

• Las autopsias. Hubo dos, de las que participaron médicos forenses, anatomopatólogos, tocoginecólogos y pediatras, entre otros especialistas. En la primera se determinó que el feto (la víctima estaba embarazada de siete meses y tres días) había sido arrancado, y se pensó que la causa del fallecimiento podría haber sido una hemorragia. En la segunda se descubrió que la muerte ocurrió por asfixia mecánica por sofocación: a Alejandra le taparon las vías respiratorias.

La causa de la muerte se descubrió porque los forenses de la reautopsia, encabezados por Carlos Losada, fueron a buscar específicamente las huellas que la asfixia deja en el cuerpo. Para la fiscalía, esa resultó ser la prueba fundamental que demuestra el homicidio. La defensa no lo cuestionó, aunque en una línea de su alegato esbozó que no se puede saber si le taparon la boca para que no gritara (y sobrevino la muerte) o con la deliberada intención de matarla.

Los expertos que examinaron el cadáver descubrieron además que la víctima tenía las piernas elevadas cuando murió, y por la marca encontrada en una de ellas determinaron que estuvo amarrada, posiblemente por un cinturón o elemento similar.

Las autopsias permitieron descubrir además que Alejandra recibió una fuerte patada en la zona lumbar, con entidad suficiente como para desencadenarle el trabajo de parto, que la mataron antes de arrancarle el bebé -aunque existieron tironeos previos- y que después del asesinato la higienizaron y le colocaron la bombacha. Se concluyó que los autores fueron por lo menos dos.

• Los análisis bioquímicos. Ayudaron a conocer con relativa precisión el horario de la muerte. La licenciada Cristina Rubio encontró restos de cafeína en los tejidos, y estimó que una o dos horas antes de su muerte la víctima ingirió algo que contenía esa sustancia (café, té o una bebida cola). Esta prueba encaja con el testimonio d Marisel Riquelme, quien dijo que antes de salir de su casa, Alejandra bebió un vaso de Coca Cola.

Rubio halló además un trozo de cáscara de durazno sin digerir. La tarde previa a su muerte, Alejandra estuvo comiendo esa fruta y según algunos, también lo hizo momentos antes de salir para encontrarse con Rinaldi. Estos detalles son compatibles con el horario presunto de la muerte.

La especialista aportó otro dato: en el cuerpo no había rastros de analgésicos ni anestésicos. Alejandra soportó el terrible dolor sin atenuantes.

• La fauna cadavérica. La entomóloga Adriana Oliva, quien declaró en la última audiencia, aportó el dato más sorprendente: dijo que el cuerpo pudo estar oculto un día, antes de ser arrojado en la zona de lagunas de Valentina Sur donde fue hallado. Se basó para eso en la existencia de moscas "carniceras", que sólo aparecen en un cadáver si existió previamente el ocultamiento. De otro modo, tendría que haber encontrado moscas verdes.

Esta pericia se contrapone con el resto de las prueba reunidas en el expediente. La fiscalía expuso en su alegato que el cuerpo estaba con los brazos en cruz, porque lo arrastraron apenas muerto por el lugar donde finalmente apareció (se supone que tomándolo por debajo de las axilas). Recordó que el forense Losada afirmó que había llegado a ese sitio sin rigidez cadavérica, fenómeno que se produjo luego y lo fijó en esa posición. O sea: las conclusiones de Oliva tienen un error.

• La pericia del polen. Es la prueba que más compromete a Rinaldi. Durante el juicio no se pudo probar que estuvo junto a Alejandra en el momento en que la mataban (a los horarios les falta precisión), pero sí que participó de la colocación del cadáver en Valentina Sur. En sus zapatillas había polen de Ludwigia, una planta que crece allí.

El experto Guillermo Polischuck demostró que Rinaldi caminó sobre las flores de ese vegetal la misma madrugada que fue depositado el cadáver, y que lo acompañó por lo menos una persona.

Esenciales pero sólo orientativas

NEUQUEN (AN)- Las pruebas científicas son un auxilio indispensable para la investigación criminal, pero según lo que se pudo ver en el juicio por el caso Zarza no dejan de ser orientativas. Los mismos especialistas citados a declarar lo dejaron en claro.

"Todavía sigue siendo muy complicado estimar el tiempo de la muerte de una persona", admitió la licenciada Cristina Rubio.

Con amplio prestigio en la región por la rigurosidad de sus trabajos, en este caso la experta tropezó con una inesperada dificultad: en el estómago de la víctima había una cáscara de durazno, y no hay estudios sobre el tiempo que demora el organismo en digerir ese alimento. Por esto tuvo que hacer una estimación por analogía con otras frutas similares.

Algo parecido le sucedió a Adriana Oliva, otra prestigiosa perito de estatura nacional. "No se puede ser categórico con los tiempos", advirtió más de una vez, al prestar testimonio.

A Oliva la desconcertó el hallazgo de moscas carniceras en el cadáver, porque esperaba hallar moscas verdes. De allí que, opinó, el cuerpo pudo estar oculto un día.

Pero aclaró también que los hábitos la mosca verde, oriunda de Europa, están infinitamente más estudiados que los de su pariente carnicera, nativa de este continente. "Es un insecto de América del Sur, donde la entomología forense no tiene mayores recursos para afinar sus conocimientos", dijo.

Las pericias científicas serán analizadas por el Tribunal con estas notas al pie. Y en conjunto con el resto de las pruebas.


Comentarios


La prueba científica fue protagonista del juicio