La reacción no alcanzó

El lamento en las voces naranjas luego del partido.

El sube y baja emocional al que se sometió ayer Deportivo Roca, lo terminó dejando en el piso y con las manos vacías. Lo perdía por dos goles, lo empató, sobre el final se descuidó y terminó perdiendo en casa por primera vez en el certamen. “Creo que patearon cuatro veces al arco y nos metieron tres goles. Tuvimos muchas desatenciones que nos terminan costando muy caro”, evaluó Diego Landeiro después del encuentro. “Estas derrotas van a servir para darse cuenta que este es un torneo muy duro y que hay que estar concentrados los 90’ o 95’ que dure un partido. Acá el que no corre y no mete, no va a jugar. Hay que mantener los pies sobre la tierra y retomar el camino de la humildad”, agregó el entrenador del Depo. Consultado sobre el peso anímico que pueden llegar a significar para el grupo dos derrotas consecutivas, el DT reconoció que “el equipo se había acostumbrado a no perder. Y te da bronca porque dejamos pasar chances como la de hoy (por ayer). Si queremos mantener las aspiraciones por clasificar, no podemos perder puntos de local”, completó. Por su parte, Fernando Fernández quien marcó el 1-2 y asistió a Aguirre para el empate parcial, lamentó la caída “porque se hizo un esfuerzo muy grande para igualarlo. Más allá del 2-0, lo que se rescata es la actitud del equipo para ir a buscarlo, pero no equivocamos un par de veces y nos quedamos sin nada. Ahora hay que levantar la cabeza, trabajar e ir por los tres puntos a Madryn”.


Comentarios


La reacción no alcanzó