La regulación de taxis levanta polvareda

Los choferes se oponen a la nueva ordenanza en Roca.




ROCA (AR).- Salvo que los taxistas hagan cambiar de opinión a los concejales, en Roca las paradas pasarán a ser municipales, se cobrará 500 pesos por cada habilitación y se agregarán exigencias a propietarios de bases y autos para autoregular el transporte público.

Sin embargo, las conclusiones a las que arribaron por consenso todos los ediles roquenses, todavía no pueden confirmarse porque existe una fuerte oposición de algunos taxistas y dueños de bases. El tratamiento del proyecto fue postergado una vez más y el debate recién se entablará en la sesión del 28, luego de que las partes se reúnan el martes próximo para discutir los puntos en discordia. Y todo apunta a que la sanción tampoco calmará los ánimos.

Después de modificarlo al menos ocho veces, el texto de la ordenanza que buscará normalizar el servicio de taxis en la ciudad fue presentado públicamente ayer. Allí se confirmó que -una vez en vigencia- el municipio piensa hacerse cargo de las plataformas y levantará la suspensión vigente para la entrega de habilitaciones.

Como también estaba previsto, no fijará montos a las tarifas e intentará regular el mercado a partir de las exigencias para propietarios de autos y empresas. Es así que estableció la obligación de hacer aportes patronales por los choferes, que a su vez deberán tener al día sus obligaciones impositivas y previsionales. Por su parte, las bases deberán tener licencia comercial, autorización de la Comisión Nacional de Comunicaciones y el pago de la tasa radioeléctrica como corresponde.

El dilema encuentra hoy a los concejales de todas las bancadas unidos, pero en contra de lo que piensan taxistas y dueños de bases. Los ediles argumentan que deben legislar para los usuarios, una postura legítima pero que a los "tacheros" no termina de agradar.

Ayer, y antes de recibir el proyecto en sus manos, los taxistas pidieron en voz alta participar de la redacción final de la ordenanza. También la suspensión de las habilitaciones por dos años, a manera de resarcimiento por la recesión de los últimos meses. "Me temo que habrá puntos en los que no coincidiremos, pero hay que discutirlos", se anticipó el concejal Alejandro Gorsky.

Si bien en el recinto del Concejo Deliberante sólo estaban los representantes de la Cámara de propietarios de taxis junto a los dueños de bases, en las calles se podía apreciar el malestar de los trabajadores por la situación que se vive.

"Todos tiran para el lado que les conviene, nadie piensa objetivamente", señaló un taxista en el centro de la ciudad. No son pocos los que están convencidos de que la municipalización de las paradas generará "mafias" que controlen quién para y quién no.

La tarifa es otro de los ejes de turbulencia. La mayoría de las empresas volvió a cobrar un peso por los viajes solicitados telefónicamente, aunque algunos propietarios de autos consideren poco rentable la estrategia.


Comentarios


La regulación de taxis levanta polvareda