La reina del pueblo

“Es hermoso representar a tu ciudad”, dice la actual soberana.

#

Coronada. Natalia Mellado, la segunda desde la izquierda: “Fue una hermosa experiencia”, dice.

Historias de fiesta

Junín de los Andes tiene muchas reinas. Están la Reina de la Trucha, la Flor del Pago, las reinas del carnaval. Pero la Reina del Pueblo es una sola.

Natalia Mellado (19) ostenta esta singular distinción desde 2010, cuando ganó el concurso realizado durante los festejos por el aniversario de la localidad. Desde entonces, representa a la ciudad en distintos eventos en toda la región, como en el aniversario de la ciudad trasandina de Pucón, en el de El Chocón y en otras fiestas patrias, carnavales y desfiles.

“Me encanta representar a mi pueblo, conocer distintos lugares, gente, las oportunidades que surgen de trabajo... es una experiencia muy linda. Este año entrego el reinado con mucha felicidad por haberlo podido hacer”, explica esta hermosa morocha de ojos verdes, mientras sonríe con simpatía.

“Podría postularme nuevamente, pero voy a dejar el reinado para que otras chicas tengan la posibilidad de viajar y conocer como yo tuve”, afirma.

novedades

La elección de la Reina del Pueblo 2013 se realizará el 22 de febrero con el cierre de las actividades por el aniversario juninense, en ocasión del recital que ofrecerá la banda de rock Bersuit Vergarabat en el Estadio Municipal. El premio para quien resulte ganadora consistirá en dos mil pesos en efectivo, un viaje a Villarica para dos personas y otros obsequios de las casas que auspician el evento.

La sucesora de Natalia deberá pasar por las mismas instancias de selección ante un jurado que en aquella oportunidad fue compuesto por cinco referentes locales.

Aunque a partir de este año también habrá una votación popular entre los asistentes que seguramente marque el rumbo de la decisión.

“El que me había inscripto fue mi abuelo, yo no estaba muy convencida, pero en mi casa mi familia insistió y me presenté junto a otras 21 chicas en la Municipalidad. El jurado nos llamaba de a una para entrevistarnos con preguntas sobre Junín de los Andes”, rememora.

Aquella noche mágica

“Yo estaba algo nerviosa al principio, pero me fui relajando a medida que me daba cuenta que sabía mucho de mi ciudad y podía responder perfectamente todas las preguntas. Y después de esa evaluación teórica, en la fiesta por el aniversario, el mismo jurado tomó nota de nuestro comportamiento arriba del escenario para finalmente dar a conocer a los ganadores”, cuenta.

“En el momento de los anuncios yo guardaba la compostura a pesar de que me moría de nervios, sonriendo, y alegrándome por los demás obviamente mientras iban anunciando a Miss Simpatía, a Miss Elegancia, y a las princesas. Ese día me acuerdo que había mucha hinchada. El escenario se había montado en el patio del colegio Ceferino, donde funcionaba el patio de comidas de la Fiesta del Puestero, y estaba lleno de gente”.

“Y de repente me nombraron a mí como reina, me quedé helada, pero fue sólo un segundo, enseguida estallé de contenta y quería salir a festejar con mi familia y amigos. Entonces me acerqué a la reina anterior que me entregó todos los elementos, la banda, el cetro, la capa y la corona, me dieron también un ramo de rosas, un cheque, ropa de tiendas que habían colaborado en el evento y un viaje a Pucón para dos personas, que lo usé con mi mamá. No me largué a llorar porque soy fuerte”.

Textos: Iván Gurevich

Fotos: José Cusit


Comentarios


La reina del pueblo