La revolución de las nuevas memorias portátiles ya es un hecho



El mercado de los soportes de almacenamiento de datos ha crecido enormemente en los últimos meses. Y esto es buena noticia para quienes tienen que llevar consigo muchos datos y no quieren hacerlo con una computadora portátil. Afortunadamente, las opciones abundan.

La moda de las memorias portátiles comenzó el año pasado, con la proliferación de las memorias “flash” USB: barritas no más grandes que un encendedor de cigarrillos, que permiten almacenar uno o dos gigabytes de datos y transferirlos fácilmente a cualquier computadora que tenga un puerto USB. Pero estos dispositivos, llamados “barritas de memoria”, “memory sticks” o “llaves USB”, se hallaban comúnmente en capacidades de 256 MB o 512 MB – mejor que una disquete, sin duda, pero aún insuficiente para muchos usuarios.

A fin de cuentas, un disco CD lleno de grabaciones MP3 de decente calidad requiere mucho más que 256 MB. Y las memorias de más capacidad -de hasta 1 GB- eran demasiado costosas. Fue así como la búsqueda prosiguió.

Los fabricantes han lanzado al mercado en los últimos meses numerosos minidispositivos de almacenamiento de datos que encierran discos duros en miniatura con capacidad para varios gigabytes de datos. Estas minúsculas memorias cuestan generalmente menos que las barritas USB y caben en general en la palma de la mano o pueden ser llevadas en el bolsillo de la camisa.

El fabricante de discos duros Seagate (www.seagate.com) quiere poner estos dispositivos en el bolsillo de todo el mundo con su serie Pocket Hard Drive -unidades de almacenamiento de datos de forma oval y tamaño no mayor que la palma de la mano-.

Estos discos duros de bolsillo, ya disponibles en todas las tiendas de computación, vienen en la increíble capacidad de 2,5 y 5 GB, ofrecen mucha más capacidad que las barritas USB y cuestan la mitad, alrededor de 160 dólares para la versión de 2,5 GB.

No hay duda de que Seagate apunta a los usuarios insatisfechos con las barritas USB. Estos discos duros de bolsillo pregonan su durabilidad, pues van alojados en una caja redonda que absorbe los golpes, causa principal de los fallos de los discos duros. La portabilidad tampoco se queda atrás en las ventajas de esta y otras unidades portátiles de almacenamiento de datos de última generación.

El disco duro de Seagate carece de cordón de alimentación, pues obtiene su energía directamente del puerto USB al cual es conectado. Y ni siquiera hay que llevar consigo un cable USB: va incluido al dispositivo, es retráctil y puede ser guardado cuando no se lo usa. Audavi Corporation (www.hardtape.com) ha salido con nuevas ideas a la necesidad de guardar una cantidad aún mayor de datos en el bolsillo, con su serie HardTape de dispositivos del tamaño de un PDA.

Puede que el nombre de HardTape (“cinta dura”) no sea lo más adecuado para quienes recuerdan la desesperante lentitud de los sistemas de almacenamiento de datos sobre cinta, pero la palabra “cinta” en el nombre no alude al soporte de almacenamiento sino que intenta sugerir la robustez del producto. En realidad, esta HardTape es un disco duro miniatura alojado de forma de resistir un impacto mayor. En el caso de la HardTape, puede tratarse de un golpe de hasta un metro de altura sobre suelo de concreto. No aguanta tanto como las barritas de memoria USB, pero éstas no ofrecen la capacidad de la HardTape, de hasta 80 GB, suficiente como para guardar el contenido entero de una computadora de uso común. (DPA)


Comentarios


La revolución de las nuevas memorias portátiles ya es un hecho