La rotura de dos bombas dejó sin agua a Centenario

Las autoridades esperan normalizar hoy el servicio



CENTENARIO (ACE).- Varios sectores de la localidad se quedaron ayer sin agua, tras la rotura de dos bombas en la zona de captación de agua sobre el río Neuquén.

El desperfecto se produjo luego de que un tronco de árbol diera contra dos bombas de captación, una a la que arrancó de lleno y la otra a la que sacó de funcionamiento.

De acuerdo al comunicado emitido desde la municipalidad de Centenario, en el “transcurso de la semana” el servicio será interrumpido por las tareas de reparación en el muelle.

Según explicaron funcionarios del área, los trabajos que se llevaron a cabo no provocarán corte total, debido a que el resto de las bombas continuaba impulsando agua hacia la cisterna, y en caso de bajar el nivel en el tanque de impulsión, se iban a producir cortes parciales a la espera de la acumulación de agua en la cisterna para el suministro a la ciudad.

Las bombas habían sido “destrabadas” ayer por la tarde, por lo que se esperaba que a partir de hoy se normalizara el servicio. Sólo en algunos sectores de la ciudad se notó el corte de agua, en horas del mediodía y hasta pasadas las 16.

Sin embargo, en la mayoría de los barrios del oeste, pasadas las 17 se había normalizado la provisión de agua potable.

Sólo la escuela 109, en la zona del Casco Viejo, suspendió las clases por falta de agua, pero se aclaró que este establecimiento debió paralizar la actividad además por la clausura impuesta por Camuzzi en los establecimientos en los que está inspeccionando. Otras de las escuelas inhabilitadas por Camuzzi fueron la 166, un jardín de infantes y el CPEM 71.

En otros sectores de la localidad, como el barrio San Martín y la zona del Casco Viejo la falta de agua se debió además a cortes por reparaciones de cañerías o pérdidas de juntas, según se pudo conocer.

Según se conoció, no se trata de la primera vez que troncos de árboles rompen el sistema de captación que tiene la planta de agua potable sobre el río Neuquén.

Inclusive debido a la gran masa de agua que trae el río, muchas veces los troncos se quedan “trabados” en el muelle, lo que provoca movimientos de tractores y otras maquinarias para destrabar los troncos que peligrosamente se mecen entre las bombas y la corriente del río.

Según se informó, no existe una malla de contención que proteja de basura u otros elementos a la zona de la captación en el muelle en la que están colocadas las bombas, por lo que por efectos de la correntada son muchos los inconvenientes que se producen cuando sube el río.


Comentarios


La rotura de dos bombas dejó sin agua a Centenario