"La salida es política"



BAGDAD (AP) _ El nuevo general de jefe de las fuerzas armadas de Estados Unidos en Irak dijo ayer que la fuerza por sí sola no basta para detener la violencia y que su país debe dialogar con los grupos insurgentes, una vieja idea que ha sido ensayada antes pero que en el pasado se ha perdido en la compleja maraña de la política iraquí.

En su primera conferencia de prensa desde que asumió el control del ejército, el general David Petraeus enfatizó que la fuerza militar es necesaria para mejorar la seguridad, pero "no es suficiente'' para terminar el conflicto.

Mencionó que las conversaciones políticas posteriormente deben incluir a algunos de los grupos militantes que ahora se oponen al gobierno respaldado por Estados Unidos y que esas negociaciones "determinarán a la larga el éxito de este esfuerzo''.

Esa es una visión sostenida por funcionarios militares estadounidenses de alto rango en Irak. Se sabe que funcionarios estadounidenses llevan años trabajando para alentar al diálogo con grupos iraquíes , excepto al-Qaeda.

La conferencia de este fin de semana sobre seguridad regional (ver aparte) podría imbuirle nueve vida a los esfuerzos por llegar a estos grupos. Hasta el momento, sin embargo, no se ha logrado convencer a grandes contingentes de insurgentes sunnitas que depongan las armas. (AP)

 

ROBERT H. REID


Comentarios


"La salida es política"