Logo Rio Negro

La segunda oportunidad de Berlusconi

Por Jaime Castillo





En política, como en la vida, las segundas oportunidades entrañan altas dosis de riesgo para ofrecer, a cambio, la posibilidad del resarcimiento, que es la más sufrida y sofisticada de todas las victorias.

El magnate italiano de los medios de comunicación Silvio Berlusconi disfruta de una segunda oportunidad como primer ministro, después de una corta y amarga experiencia de apenas nueve meses de gobierno en 1994. Berlusconi se tuvo que ir por la puerta de atrás de la dimisión, forzado por las acusaciones de corrupción, y ahora regresa por la puerta grande de la mayoría absoluta para ajustar cuentas con su pasado.

Las cosas han cambiado desde que el Cavaliere utilizara el trampolín de su imperio empresarial para aterrizar en la turbulenta piscina de la política italiana, aunque en el fondo subyacen los viejos problemas que lastraron su primera incursión política.

Su proyecto es más sólido; su liderazgo, más convincente; su reconocimiento internacional está asegurado por su pertenencia al Partido Popular Europeo, pero sigue siendo un gobernante con un perfil altamente inflamable.

Berlusconi constituye un caso único en Europa. Sus múltiples negocios lo convierten en el hombre más rico de Italia, con una fortuna estimada por la revista Forbes en 13.000 millones de dólares.

De ese inmenso poder económico, subrayado por su hegemonía televisiva y editorial, se deriva el anómalo conflicto de intereses que condiciona su posición de primer ministro y que le ha valido las críticas casi unánimes de la prensa internacional. El líder conservador se ha comprometido a solucionar este complejo problema -que de hecho sólo se zanjaría con la venta de propiedades- antes del próximo 21 de setiembre. La oposición de centroizquierda que lidera Francesco Rutelli presionará con todos sus recelos sobre este flanco que se le descubre a su rival junto con el de su turbulenta relación con la Justicia, que constituye la segunda rémora del pasado. (EFE)


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
La segunda oportunidad de Berlusconi