La seguridad, básica en el primer coche de tu vida



#

AUTOS

El primer coche para un joven conductor o conductora suele ser barato, pero debido a que los novatos son los más propensos a sufrir accidentes no conviene ahorrar en lo más importante: la seguridad.

El mayor riesgo de accidente lo corren los conductores entre 18 y 24 años, por lo que conviene que en la compra del primer vehículo no se queden únicamente con la oferta más económica o el modelo más bonito.

Lo ideal, por tanto, es que tenga a bordo la mejor tecnología de seguridad. “Es mejor prestar atención al equipamiento técnico que a las llantas de aluminio”, asegura Sven Rademacher, del Consejo alemán de Seguridad Vial (DVR).

Lo normal es que cuanto más nuevo es un coche, mejor es el equipamiento de seguridad. Hay aspectos a los que el comprador ya casi ni debe prestar atención porque son estándar desde hace años.

“Por ejemplo, el sistema antibloqueo ABS está en todos los coches, incluso en muchos de los ya viejos”, dice Constantin Hack, del Auto Club Europa (ACE). “Desde 2004 es obligatorio que el sistema esté de serie en todos los coches”, agrega.

También el control de estabilidad ESP está muy extendido y desde el 1 de noviembre de 2014 será obligatorio. El componente habitual del ESP es un asistente de frenado que en situaciones de emergencia acelera la activación de toda la fuerza del freno.

En caso de que pese a todo se produzca el accidente hay sistemas de apoyo que protegen a los ocupantes del vehículo. Mientras que el principal salvador de vidas, el cinturón de seguridad, es obligatorio desde hace años, la cuestión de los airbags no está tan clara, ya que no están ordenados por ley, por lo que siempre es bueno comprobar si están en la lista del equipamiento de un vehículo nuevo.

El porcentaje de autos con airbag de conductor y de copiloto es muy alto, pero no tanto el de los coches con airbags laterales. “Los frontales deben estar siempre ya que el choque frontal es el más habitual”, aconseja Andreas Ratzek, del club del automóvil ADAC, el más grande de Europa. “El equipamiento ideal sería sin embargo seis airbags”.

En la mayoría de los casos el primer coche suele ser uno de segunda mano, por lo que el deterioro de los sistemas es un asunto a tener en cuenta. Cuanto más viejo es un coche, más carencias técnicas, por lo que se recomienda una inspección técnica a fondoantes de comprar.

Una compra en un concesionario suele suponer una garantía. La compra privada hace recomendable una visita previa al taller.

Comparativamente más caros y por ello no siempre de serie en los coches nuevos son los sistemas modernos de asistencia como el avisador de fatiga o los asistentes de dirección. Es importante que el conductor novel también eche un vistazo a los tests de seguridad superados por los vehículos.

Algunos de los coches de segunda mano con buenos resultados en los tests y con buen equipamiento de seguridad son por ejemplo el Citroën C4 de 2008, el Kia Rio de 2009, el Renault Clio de 2006, el Seat Leon de 2007 o el Golf V de 2006. (DPA)


Comentarios


La seguridad, básica en el primer coche de tu vida