La selección argentina integrará el denominado

Jugará en el Grupo "F" y debutará frente a Nigeria. Inglaterra y Suecia serán los otros rivales en la zona. Los de Bielsa tendrán que "remar" desde el arranque.



BUENOS AIRES (DyN) – La suerte le fue esquiva al seleccionado argentino de fútbol en el sorteo del Mundial 2002, ya que el bolillero le deparó el Grupo “F”, considerado como el de “la muerte”, ya que tendrá como rivales de primera fase a Nigeria, Inglaterra y Suecia, tres equipos a priori complicados.

El seleccionado nacional disputará la ronda inicial en Japón y su debut será ante los nigerianos el domingo 2 de junio del próximo año a las 6.30, en la ciudad japonesa de Ibaraki.

La segunda presentación del conjunto argentino se producirá el viernes 7 de junio a las 8.30, nada menos que ante los ingleses, en Sapporo, mientras que el último choque de la primera fase será frente a Suecia, el miércoles 12 de junio a las 3.30 en Miyagi.

Argentina, que llegará al Mundial como uno de los grandes favoritos a quedarse con el título, deberá afrontar la zona más complicada de todas, según coincidió todo el ambiente del fútbol mundial una vez finalizado el sorteo, realizado ayer en la ciudad de Busán, Corea del Sur.

A diferencia de lo ocurrido en el anterior Mundial de Francia 1998, cuando sus rivales iniciales fueron Japón, Jamaica y Croacia, esta vez la Argentina deberá “remar” con fuerza desde el arranque, ya que Nigeria es uno de los equipos más poderosos del continente africano, Inglaterra es uno de los “clásicos” rivales del conjunto nacional y Suecia terminó de manera invicta su grupo clasificatorio para el Mundial.

Los ingleses, suecos y nigerianos también recibieron con una indisimulable mueca de desagrado el resultado del programa mundialista, que constará de un total de sesenta y cuatro encuentros.

Los defensores del seleccionado argentino de fútbol, Juan Pablo Sorín y Nelson Vivas, coincidieron ayer en destacar como “muy difícil” el grupo inicial del Mundial de Corea y Japón, que integrará el equipo junto a Inglaterra, Nigeria y Suecia.

Sin embargo, los futbolistas aseguraron que para llegar al título hay que superar a “a los mejores”, tal los casos de los rivales en el Grupo “F”.

El partido inaugural será protagonizado por Francia, el último campeón mundial, y Senegal, el 31 de mayo a las 8, en Seúl.

Francia y Senegal integrarán junto a Uruguay y Dinamarca el Grupo “A”, otro de los más parejos que tendrá el primer Mundial que se disputará en tierras asiáticas y con la organización conjunta de dos países.

El Grupo “B” estará conformado por España, Paraguay, Eslovenia y Sudáfrica, mientras que a Brasil le tocó la zona acaso más accesible, ya que sus compañeros de aventura en el Grupo “C” serán Costa Rica, China y Turquía.

En el Grupo “D” estarán Corea del Sur, Polonia, Portugal y Estados Unidos, mientras que en el “E” jugarán Alemania, Irlanda, Camerún y Arabia Saudita.

Italia compartirá el Grupo “G” con Croacia, México y el debutante Ecuador, y los japoneses serán locales ante Bélgica, Rusia y Túnez en el Grupo “H”.

Los dos primeros de cada grupo avanzarán a los octavos de final y a partir de esa instancia los equipos se irán eliminando hasta llegar a la gran final, que tendrá lugar el 30 de junio en la ciudad japonesa de Yokohama.

Brasil, el único tetracampeón mundial, debutará el 3 de junio frente a Turquía en el aparentemente fácil Grupo “C” con sede en Corea del Sur.

Uruguay, que al igual que Argentina tampoco puede ufanarse de haber tenido un sorteo fácil, debutará el 1 de junio en la ciudad sudcoreana de Ulsan ante Dinamarca, en el Grupo “A”, y cinco días más tarde enfrentará a Francia, defensora del título.

Aparentemente, en una zona más fácil que la de Argentina y Uruguay, Paraguay hará su presentación en el Grupo “B” ante Sudáfrica, el 2 de junio en Busán, y luego se medirá con España el 7 y con Eslovenia el 12 de ese mes.

El último de los representantes sudamericanos,Ecuador, que tuvo la “mala suerte” de quedar en el mismo grupo con el tricampeón mundial Italia y el tercero del anterior certamen ecuménico, Croacia, debutará el 3 de junio ante los italianos en la ciudad japonesa de Sapporo, en el grupo “G”.

A no relajarse

BUSAN (Télam, enviado especial).- El coordinador de selecciones nacionales, José Pekerman, afirmó que “dada la calidad de los rivales que le tocaron en el grupo” a Argentina, el equipo “no podrá relajarse” y tendrá que ir “de mayor a mayor desde el primer día en el Mundial”.

“Arrancar con un rival de la categoría de Nigeria es un incentivo muy importante y eso servirá para que el equipo vaya de mayor a mayor en su rendimiento”, opinó Pekerman.

“No será nada sencillo”

Distintas personalidades del fútbol internacional coincidieron en señalar que el seleccionado argentino de fútbol quedó emparejado en el grupo “más difícil” del Mundial 2002, en el que jugará frente a Nigeria, Inglaterra y Suecia en la ronda inicial. El brasileño Pelé sostuvo que “el sorteo fue muy bueno para Brasil, no así para Argentina, que cayó en la zona más complicada, donde clasificar no será nada sencillo”.

Apuntó que “Argentina tendrá que ratificar su nivel”.

Su compatriota Mario Zagallo sostuvo que “la mano santa de Pelé fue decisiva para que Brasil haya tenido rivales accesibles”, en referencia a Costa Rica, China y Turquía, oponentes del equipo “verdeamarillo”.

Fabio Capello -técnico del club Roma- sostuvo que “el sorteo favoreció a Italia, mientras que Argentina fue al grupo más difícil”.

Su colega Giovanni Trappatoni sostuvo que “Italia salió bien parada (jugará frente a Croacia, Ecuador y México), aunque las cosas pudieron ser peor, como le pasó a Argentina”.

El mediocampista uruguayo del Inter, Alvaro Recoba, consideró que “a nosotros nos tocó una zona complicada (con Francia, Dinamarca y Senegal), igual que a Argentina, pero un buen comienzo suele ser decisivo en estos torneos”.

Grondona quiso sacarle presión

BUSAN (Télam, enviado especial).- El presidente de AFA, Julio H. Grondona, pretendió quitarle presión al equipo argentino que ingresó en la zona más difícil de la historia mundialista, al comparar que “en México 1986 también era complicado y se terminó festejando el título”.

“Cuando fuimos campeones en México también la teníamos difícil”, indicó Grondona apenas finalizado el sorteo para el Mundial 2002, al tratar de equiparar aquel grupo integrado por Corea del Sur (3 a 1), Italia (1 a 1) y Bulgaria (2 a 0), con este compuesto por Nigeria, Inglaterra y Suecia.

“Este que nos tocó es un grupo con historia de fútbol y eso nos viene bien, porque hasta ahora veníamos como banca total”, argumentó el titular afista.

“En un Mundial todas las zonas son parejas, pero lo principal es que Argentina está jugando bien”, opinó el máximo dirigente del fútbol argentino.

Ya calzado en el traje de vicepresidente primero de FIFA, Grondona destacó que “esto demostró que en el sorteo del Mundial hay transparencia. Pero los dirigentes de fútbol van a ser siempre cuestionados”, apuntó.

A no tener más temor que el necesario por los rivales

BUENOS AIRES (DyN).- A medida que el secretario general de la FIFA, Michel Zen Ruffinen, sacaba las bolillas en el sorteo, los gestos de preocupación crecían y los murmullos desaprobatorios se multiplicaban, como para tener un nuevo motivo de disgusto en la Argentina de la crisis creciente y los rostros afligidos.

Primero salió Suecia, un seleccionado europeo de mediano nivel que se clasificó para el Mundial en forma invicta, un dato que, cuanto menos, lo convierte en un rival respetable. Después fue el turno de Inglaterra, una vieja conocida para los argentinos y a priori el adversario más complicado del Grupo “F”. En la última bolilla salió Nigeria, una de las dos potencias africanas junto con Camerún.

Peor, casi imposible, pensaron los pocos argentinos que se animaron al madrugón. En efecto, a Marcelo Bielsa le faltó la suerte que tuvo Daniel A. Passarella en Francia “98, cuando los rivales de primera ronda fueron Jamaica, Japón y Croacia, al cabo tercera.

Pero tampoco es cuestión de lamentar a cuenta y pensar que Inglaterra, Suecia y Nigeria son cucos invencibles. Después de todo, más preocupados deben estar ellos, sabedores de que Argentina llegará al Mundial con la bien ganada chapa de gran candidato al título.

Por otro lado, comparemos. ¿Tiene alguno de esos tres equipos figuras de de la talla de Juan S. Verón, Gabriel Batistuta, Hernán Crespo, Wálter Samuel y siguen las firmas?

El que tiene individualidades más importantes es Inglaterra, donde juegan David Beckham y Michael Owen.

Suecia posee muchos grandes jugadores, como los delanteros Henrik Larsson y Marcus Allback, los volantes Fredrik Ljungberg y Magnus S- vensson, y el defensor Patrik Andersson, pero ninguna estrella del calibre de las argentinas.

En Nigeria juegan muchos “viejos conocidos”, como Nwankwo Kanu, Taribo West, Sunday Oliseh y Victor Agali, ninguno de los cuales alcanza el rótulo de crack.

Por lo demás, Argentina ya dejó en el camino a Inglaterra en México 1986 y Francia 1998; la final alcanzada por Suecia como local en 1958 (perdió con Brasil) asoma como un logro de otro tiempo y los nigerianos nunca avanzaron más allá de una segunda ronda en los tres Mundiales en que participaron.

Argentina deberá olvidarse de la mala suerte que tuvo en el sorteo (en la segunda ronda podría tocar Francia) y echar mano a un viejo adagio futbolero, ese que sostiene que “para ser campeón hay que ganarles a todos los equipos”.

A partir de ayer, el equipo argentino sabe que el Mundial no será un camino de rosas, pero también es conciente de que la apuesta se redobló.¿O acaso no es mucho más seductor soñar con ganar el Mundial dejando atrás a los que meten más miedo?.


Comentarios


La selección argentina integrará el denominado