La semana en Bariloche: Pocas señales de cambio

Dos de los principales atractivos que tradicionalmente consumía el turista que visita esta ciudad transitan por agudos períodos de crisis y su futuro se vislumbra incierto. Hace varios años que la oferta lacustre en la costa sur del lago Nahuel Huapi se encuentra en baja y la modernización de sus servicios no logra concretarse. Algo similar ocurre con el cerro Catedral, donde la fabulosa modernización prometida por Ski World S.A. en 1992 nunca llegó.

Así, a contramano de la lenta pero paulatina mejoría en los servicios de hotelería y gastronomía, en la generación de nuevas excursiones de turismo de aventura, en el crecimiento de golf y en la sustancial puesta en valor del recurso pesca, el Nahuel Huapi y el Catedral perdieron al menos una parte de su convocatoria.

Las estadísticas indican que menos del 10 por ciento de los turistas elige una excursión lacustre por el Nahuel Huapi y asimismo, entre los esquiadores argentinos, Catedral no es el preferido.

En su reciente visita a esta ciudad, el presidente de la Administración de Parques Nacionales, Luis Rey, confirmó que hay cinco empresas que se presentaron a la licitación para reactivar la navegación lacustre. El funcionario se mostró optimista a que «en breve» se cuente con nuevas embarcaciones surcando el Nahuel Huapi.

No obstante, todo indica que este verano la oferta lacustre en Bariloche será muy pobre y que convendrá viajar hacia Villa La Angostura para visitar desde allí la Isla Victoria y el Bosque de Arrayanes, en cuyos puertos además no hace falta pagar el ingreso al parque.

En enero dejaría de operar el último catamarán de Turisur y así, desde Puerto Pañuelo, solamente navegaría con pasajeros el catamarán el Cóndor, hacia Puerto Blest, y la histórica motonave Modesta Victoria. Puerto San Carlos sigue sin actividad y no se vislumbran señales de que halla algún cambio.

La menor oferta de excursiones lacustres se complementó con una significativa depreciación del producto, lo cual llevó a que pese a la escasez de barcos, los pocos que navegaban lo hacen muchas veces con muy pocos pasajeros. «El negocio se acabó», sentenció oportunamente un contador público vinculado a la empresa Cachiola, a la cual la APN le adjudicó el año pasado una licitación que la empresa nunca operó.

En el cerro Catedral el panorama se torna aún más complicado, ya que un eventual intento por rescindir la concesión de la concesionaria del sector norte, podría frenar la preventa mayorista para la próxima temporada y de concretarse, cerraría la montaña. A nadie se le ocurre pensar que Catedral podría estar cerrado durante el invierno, de la misma manera que nadie se imaginó un puerto San Carlos sin barcos y muy pocos creían que sería necesario viajar a Villa La Angostura para visitar desde allí la isla Victoria.

Robles Catedral deja de operar en mayo y en caso de retirar sus medios de elevación, el sector sur estaría inoperable. Un tibio intento de Catedral Alta Patagonia de instalar este verano una aerosilla cuádruple, desde la terminal de la séxtuple y hacia la Hoya, no fue aprobado por la Secretaría de Turismo.

Mientras tanto, a semejanza de las internas peronistas, los empresarios turísticos locales debaten por quien será el próximo presidente del Emprotur.

Toncek Arko

diariornbche@speedy.com.ar


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora