#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

La sequía amenaza algunas zonas de Neuquén y Río Negro

La ceniza del Calbuco puso en alerta zonas ganaderas de la región



#

Índice de vegetación normalizado relativo

El Índice de Vegetación Normalizado Relativo (IVNR) usado como indicador del nivel de actividad fotosintética de la vegetación regional comienza a evidenciar, al inicio del otoño, una menor actividad debido a la falta de precipitaciones estivales en diferentes zonas de Patagonia Norte. A ello se suma la reciente erupción del volcán chileno Calbuco, que le agrega una cuota de incertidumbre a la recuperación que venían experimentando los pastizales. El último informe elaborado apunta para cada una de las zonas lo siguiente:

Zona de alerta 1 – cordillera y precordillera, centro-sur Neuquén. Se observan niveles de actividad debajo del promedio en los departamentos Los Lagos, Lácar, Huiliches, Aluminé, Loncopué y oeste de Catan Lil y Collón Cura. A esta situación de sequía se le suma, en gran parte de esta región, la deposición de cenizas caída recientemente del volcán Calbuco. Habrá que seguir de cerca la evolución en la zona en los próximos meses.

De todas maneras, si bien las precipitaciones pueden amainar el problema, por la situación actual y la época del año, es muy poco probable que se revierta en el corto plazo este proceso de sequía en curso. En consecuencia, es previsible que en el otoño e invierno próximos se transite por una situación general desfavorable para la producción ganadera. Por ello, se recomienda comenzar a tomar medidas que eviten pérdidas futuras. Finalmente y de manera más heterogénea espacialmente, se observan valores bajos también en Picunches y Ñorquín, que habrá que seguir de cerca.

Zona de alerta 2 – sierras y mesetas y monte, centro-norte Neuquén. Se vienen observando desde el verano dos zonas con valores debajo del promedio y que constituirían las de mayor gravedad actual: una que se extiende desde el valle del Curi Leuvú hacia Curacó y otra desde Barrancas-Buta Ranquil hacia la meseta de Chihuidos. En esta imagen, los niveles bajos se han extendido en el sur de Chos Malal, extremo sudeste de Minas, centro-este de Ñorquín, Picunches y Loncopué, centro-oeste de Añelo y Pehuenches y centro-norte de Zapala y extremo oeste de Confluencia. La ocurrencia de precipitaciones en mayo pueden mejorar el panorama en muchas de estas zonas (especialmente hacia el monte). De todas maneras, a medida que se ingresa al invierno, las posibilidades de revertir este proceso son cada vez menores y es probable que estas zonas encuentren un período desfavorable. Por ello, también se recomienda comenzar a tomar medidas que eviten pérdidas futuras.

Zona de precaución – sierras y mesetas, Río Negro. En esta imagen se comienzan a observar valores debajo del promedio en el departamento Pilcaniyeu, extremo sur de El Cuy y sur de 9 de Julio y Valcheta asociado a la meseta de Somuncura. En los próximos meses habrá que seguir de cerca su evolución.

En el resto de la región, particularmente asociada al monte, la situación continúa en valores por encima del promedio y no ameritan por el momento mayores preocupaciones.


Comentarios


La sequía amenaza algunas zonas de Neuquén y Río Negro