La sequía complica el inicio de Salto Andersen

El actual nivel del río afecta la puesta en marcha.



#

Jorge Tanos

RÍO COLORADO (ARC) – La cuestionada y sospechada de sobreprecios central hidroeléctrica Salto Andersen está prácticamente terminada en su primera etapa y en los próximos veinte días comenzarían a realizarse las pruebas de generación de energía. Aunque se presentaría un nuevo inconveniente para su puesta en marcha definitiva: el escaso caudal del río Colorado, que retrasaría la entrada en régimen de la usina. El primer tramo de la obra, del contrato base, a cargo de la empresa española Isolux Corsán, que realizó la construcción de la central hidroeléctrica, la colocación de las dos turbinas de 4,7 megavatios (MW) y sus respectivos transformadores principales a tensión y frecuencia nominales de 9,4 MWh, están terminados, en la actualidad solo se encuentra el personal mínimo, que realizan los trabajos finales de la obra. El paso siguiente es terminar con la construcción de la línea de transmisión de 132 kilovoltios (kV), que va desde Salto Andersen a Pichi Mahuida de unos 15,5 kilómetros, la interconexión de la central al sistema interconectado; el sistema de comunicaciones entre la central y la estación por fibra óptica. Hubo más de cincuenta años de espera para la población de Río Colorado, con fracasos en las primeras licitaciones y en el presente sospechada de sobreprecios; se estima que al finalizar las obras llegarían a los 130 millones. La retrasada obra que inicialmente tenía plazo de finalización para el 2009, tendría un próximo problema en su horizonte. El inconveniente es el poco caudal de agua que llega desde la central de Casa de Piedra, lo que le causaría serios problemas para generar energía y esto acumularía inconvenientes al cumplimiento del contrato firmado con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa) Plazos Según había manifestado el presidente de la Comisión de Recursos Hídricos, el radical Adrián Torres, esta central generaría energía entre febrero y marzo de este año al 50% de su capacidad, Mientras que Martín Soria había advertido que el contrato de venta establece la caída inmediata de la operación si Salto Andersen no tiene generación antes del 31 de diciembre del 2010. Aunque los aplazamientos y al acuerdo están previsto una prórroga de esos plazos, pero no se sabe por cuánto tiempo. El superintendente del DPA, Horacio Collado, dijo: “No quiero generar el pánico, pero este inconveniente no lo teníamos en nuestro planes, pero las cosas se dan así y todo esto es el gran problema de tanto tiempo de sequía que sufrimos en esta parte del país”. Agregó que “la empresa está obligada hasta el 20 de marzo de realizar las primeras pruebas y veremos cómo se plantea el próximo panorama, ya que después de abril, solo se podrá trabajar con 25 metros cúbicos por segundo de agua”. “Este inconveniente nos retrasara la puesta en marcha de generación de energía y la empresa tendrá mas tiempo para finalizar con el resto de los detalles de la obra”, finalizó. Lo que hizo la provincia de Río Negro fue dotar a Salto Andersen, que lleva varias décadas regulando el caudal del río Colorado, de una central hidroeléctrica, como estaba planteado en el diseño original.

La obra del montaje de turbinas al dique está prácticamente concluida. Terminará costando 130.000.000 de pesos.


Comentarios


La sequía complica el inicio de Salto Andersen