La sequía genera estragos en el norte neuquino

Las pérdidas van del 20 al 90% de los rodeos caprinos y ovinos.



CHOS MALAL (ACHM).-Se agrava la situación de los crianceros transhumantes del norte neuquino por la mortandad de animales en estado perinatal generada por la sequía y la falta de oferta forrajera.

Aunque todavía no hay datos oficiales, se considera perdida la crianza de la temporada en las especies caprina y ovina. Las primeras estimaciones van del 20 al 90% de pérdida, la que se incrementará con el paso de los días.

Frente a este escenario, la provincia destrabó los 200.000 pesos del Programa de Asistencia para Productores Ganaderos Minifundistas en Emergencia Agropecuaria por Sequía, como "un paliativo viable de brindar el apoyo necesario para el traslado de la mayor cantidad posible de hacienda a los campos de veranada en forma anticipada", tal como reza un comunicado oficial. Las autoridades también contribuyeron con otros 400.000 pesos para la zona centro, pero los fondos no llegaron en algunos casos

La sequía es similar a la registrada en la primavera de 1998, oportunidad en la que los pequeños crianceros del norte neuquino vieron diezmados sus rodeos, y es un fe

nómeno que se repite cíclicamente cada cuatro o cinco años en la provincia.

En la presente zafra, Los Chuihuidos resulta ser la zona más afectada por la falta de pasturas y la mortandad denominada perinatal, esto es, en la cercanía del nacimiento, ya sea por abortos espontáneos o porque el chivito que nació muere irremediablemente a las pocas horas dado que la madre no tiene leche para alimentarlo.

Los abortos espontáneos hoy son una constante en la región y las chivas que logran parir no producen la leche necesaria para alimentar a sus crías. La muerte es el escenario natural de esta sequía. El relevamiento en cuanto a las pérdidas se hace dificultoso, porque los crianceros se encuentran camino a las veranadas y además porque existen 1.900 productores distribuidos en los departamentos Chos Malal, Minas, Ñorquín y Pehuenches.

Según el Censo Nacional Agropecuario del año pasado, existen en la zona norte 310.864 cabezas de ganado caprino, 41.234 ovinos 38.028 vacunos.

El adelanto de los animales hacia las veranadas en busca de agua y pasturas es una solución momentánea que traerá consecuencias a corto plazo, dado que los pastos en la cordillera no han crecido lo suficiente y los animales se lo comerán y harán lo propio con el rebrote, lo que generará una situación negativa para el estadío de los mismos en las veranadas, que se quedarán sin pasturas antes de que finalice la temporada.

Distintas gestiones permitieron destrabar los 200.000 pesos que posibilitarán trasladar los animales mayores en camiones hacia las veranadas. El decreto 2.315/03 fue suscripto el 30 de octubre, y es de 600.000 pesos, de los cuales 200.000 corresponden a la zona norte.

Los beneficiarios serán los productores ganaderos declarados en situación de emergencia agropecuaria que posean como máximo un total de 2.000 unidades ganaderas menores, lo que acreditarán con una certificación que deberá ser extendida por técnicos de producción de la zona.

Como se pretende beneficiar a la mayor cantidad posible de productores, se le otorgará a cada uno el beneficio de traslado de hasta 150 animales mayores y el recorrido máximo fijado será de 200 kilómetros, contados desde el lugar fijado para la carga de la hacienda. El decreto prevé que el beneficiario deberá devolver el costo de sus traslados al finalizar el período de veranada, y se fijó como fecha límite el 30 de abril del año próximo.

Al menos en el norte neuquino los productores consideran que el dinero debe devolverse para mantener el fondo disponible.


Comentarios


La sequía genera estragos en el norte neuquino