La sequía hizo estragos en la ganadería ovina

Datos preliminares indican que algunos crianceros perdieron la mitad de su majada. Los animales que quedaron en pie aportaron menos lana y parición deficiente.



#

Las fuertes pérdidas que sufrieron los productores ovinos en Río Negro podrían incrementarse si no hay lluvias para los pastizales.

VIEDMA (AV).- La falta de lluvia durante este año provocó una mortandad de animales de un 20% en productores con un manejo aceptable de ovinos; una pérdida de 600 gramos de lana por animal y una parición que no cubrirá la reposición. En esta categoría aceptable se ubican aquellos productores que realizaron algún tipo de control en la carga de animales en los campos y en el manejo del pastizal.

Los daños más severos se concentran en los departamentos de El Cuy, 25 de Mayo, 9 de Julio, Valcheta, San Antonio Oeste y norte de Pilcaniyeu.

En el caso de productores con campos sobrecargados y categorías de animales con pocas posibilidades de sobrevivencia -donde no se ha incorporado tecnología ni se ha planificado el manejo del pastizal- se estima que un 15% de ellos han perdido entre el 50 y el 90% de los animales; el 40% entre el 25 y 50% y el 45% de esos productores perdió menos del 25% de sus ovejas.

Todas estas cifras surgen de los datos que maneja la Unidad Ejecutora Provincial de la Ley Ovina en base a distintas actividades vinculadas a esa producción y relevamientos realizados hasta el momento.

No obstante se debe tener en cuenta que el temporal registrado en setiembre pasado produjo también un importante porcentaje de mortandad de animales en aquellos productores que ya habían realizado la esquila.

Además aún no termina el verano y las esperanzas están puestas en febrero -marzo con las primeras lluvias que anticipan el otoño.

 

Propuestas

 

En ese marco de situación desde la coordinación de la Unidad Ejecutora en Río Negro, a cargo de Edgardo Tejeda, se propuso para enero la realización de un muestreo de los campos con mayores pérdidas y un relevamiento para determinar la si

tuación del pastizal -receptividad y potencial-; de la hacienda -estado y estructura de la majada-; de la infraestructura -posibilidades de generar impacto con algunas inversiones- y la situación socio-económica.

La propuesta incluye también una convocatoria para febrero de referentes técnicos nucleados en la comisión de emergencia para elaborar una serie de alternativas: otro encuentro con la Unidad Ejecutora Provincial para marzo con la intención de delinear una serie de acciones tendientes a trabajar en el mediano plazo.

También propone la búsqueda de financiamiento para atender las líneas de acción planteadas.

Río Negro abarca una superficie de 20.301.300 hectáreas, de las cuales 15.077.940 corresponden a la actividad agropecuaria.

Según el último Censo Nacional Agropecuario de 2002 estas últimas se dividen en 7.387 explotaciones agropecuarias.

De ellas, 2.391 se dedican a la cría de ovejas, de los cuales 313 son explotaciones sin límites definidos, a diferencia de los restantes 2.078 establecimientos.

La información de la Unidad Ejecutora Provincial de la Ley Ovina agregó que del total de las explotaciones con ovinos de Río Negro, 2.008 poseen hasta 1.000 animales; 369 entre 1.001 y 6.000 ovejas y sólo 14 tienen más de 6.001 ovinos.


Comentarios


La sequía hizo estragos en la ganadería ovina