La serie “Las Mesetas”

Por Redacción

La serie comenzó con la publicación, en 1998, de “La Meseta Patagónica del Somuncura. Un horizonte en movimiento”. Siguió en 2001 con “La Meseta Patagónica de El Cuy. Una vasta soledad”. El coordinador fue Masera. En 2003 vio la luz “Bajo del Gualicho: una planicie patagónica bajo el nivel del mar. Realidad y leyenda”, en el cual también participó de la coordinación Julio César Guarido. Ese mismo año se publicó “Arqueología de Río Negro”, de Carlos Gradin, Ana Margarita Aguerre y Ana María Albornoz. En 2005 salió a la calle “Las mesetas patagónicas que caen al mar: la costa rionegrina”, y debieron pasar cinco años hasta la publicación del sexto: “Los ríos mesetarios norpatagónicos. Aguas generosas del Ande al Atlántico”. En el diseño original de la serie figuran los aún no realizados “La gran meseta patagónica del Deseado: sus mundos escondidos” y “Payunia: la Patagonia mendocina”. Los libros fueron editados con fines de divulgación y no comerciales, por lo cual han sido distribuidos en forma gratuita en las bibliotecas populares y otras de acceso público de la región, tales como la biblioteca de la Legislatura de Río Negro y la del diario “Río Negro”. La producción de los primeros fue realizada desde el ministerio de Acción Social o Familia y, este último del Ministerio de Producción –más precisamente de la Subsecretaría de Producción que conduce Humberto Iglesias–. Pero la edición se ha solventado con el aporte económico de la Secretaría de Estado de Control de Gestión de Empresas Públicas, Ministerio de Educación, Horizonte Seguros, Municipalidad de Viedma, Aguas Rionegrinas, Viarse, Funbapa, Ministerio de Familia y Mercado Artesanal. La Legislatura adquirió varios ejemplares, como aporte económico y declaró de interés la publicación, al igual que la Cámara de Diputados de la Nación.


Comentarios


La serie “Las Mesetas”