“La sociedad le envió una señal al MPN”, dijo Sapag

El mandatario habló del resultado de las elecciones provinciales. "Debemos cambiar para servir mejor al pueblo", afirmó. Está de acuerdo con la emergencia pero no con las privatizaciones.

Lo más visto



NEUQUEN – El gobernador Felipe Sapag afirmó ayer que el resultado de las elecciones son una señal para el Movimiento Popular Neuquino que perdió las tres ciudades más importantes de la provincia. “Debemos tomar conciencia de que no estamos cumpliendo debidamente con las necesidades de la población y debemos cambiar para servir mejor al pueblo”, dijo.

Sapag dialogó con la prensa luego de acto de presentación del programa de atención a niños y adolescentes en riesgo denominado ProAme. Además de reflexionar sobre el resultado electoral, habló de la medidas que tiene previsto impulsar el gobernador Jorge Sobisch.

Una de las primeras medidas que tomará el futuro gobierno será enviar a la Legislatura un proyecto de ley de Emergencia Económica. Sobre esta propuesta, Sapag recordó que la propuso “cuando llegué al gobierno”. La situación de la provincia “es muy grave y creo que es una de las medidas que debe implementarse”.

Dijo tener una opinión opuesta a la del futuro ministro de Economía, Alfredo Pujante, para quien el BPN es inviable porque tienen una cartera de morosos del 30 por ciento. “Opino todo lo contrario, el banco es un elemento fundamental para la economía de la provincia; tiene 27 sucursales, hasta en los pueblos más pequeños, que sirven a la población y están cerca de la gente y sus necesidades”.

Recordó que su gobierno “recibió de Pujante -ex ministro de Economía- un banco quebrado y perdido todo su capital”. También que “habla (Pujante) de un 30 por ciento de morosos cuando él nos dejó un 70 por ciento”.

El gobernador mantuvo su posición en cuanto a no desprenderse de las empresas públicas: “a qué banco vamos a recurrir si no es a los extranjeros; a quién vamos a recurrir para que ponga luz en Chacaico, un paraje del norte de la provincia, la única que puede poner luz es la organización del Estado que tiene el EPEN”.

Sostuvo que a la empresa privada “no le va a interesar poner radiadores solares en cada uno de los ranchos desparramados por la provincia, algo que hace la entidad oficial”.

Por eso afirmó que hay organismos que es necesario que estén “en manos del Estado porque los privados no van a prestar servicios; van a cerrar las sucursales de los bancos, van a dejar a la gente sin luz”. Recordó que mucha gente no paga la luz por la difícil situación económica y que desde el Estado se decidió no cortarle el suministro porque se trata de “un servicio esencial”

Sapag bromeó cuando se lo consultó si estaba en condiciones de hacer un análisis del resultado de la elección: “sí, ganó el MPN, segundo salió la Alianza y tercero el PJ”. Sin embargo dijo que hubo un “cambio” en las grandes ciudades donde “era tradicional el triunfo amplio del MPN”.

Este cambio es una “señal importante para nuestro partido para tomar conciencia de que no estamos cumpliendo debidamente con las necesidades que tiene la población y que debemos cambiar para servir mejor a nuestro pueblo”.

La interpretación de esta señal, dijo, requiere de una “estudio amplio pero es evidente que la situación global del país, que sufre también la provincia, con gran desocupación es uno de los factores importantes que no hemos podido solucionar”.

Estos “gravísimos problemas” como la “pobreza y la desocupación” no son generados por un gobierno “pero los que estamos en el gobierno asumimos la responsabilidad; nos achacan la culpa a los gobiernos municipales y provinciales”. Ante un consulta sobre las diferencias internas en el MPN dijo que están dentro de la democracia: “para eso están las internas; no hay partidos unidos” cada sector lucha “en la vida interna y externa para ocupar posiciones en el poder”.

Programa para menores en riesgo

“Cuando voy desde mi casa al gobierno, veo madres solteras, adolescentes, con un chico en brazos y dos tres correteando o agarrados de la pollera; veo los chicos solos, pidiendo dinero, reclamando algún apoyo, son los chicos de la calle a los que hay que rescatar, ayudar y apoyar para que puedan salir adelante”.

Con esta palabras, el gobernador Felipe Sapag puso en marcha el ProAme, un “programa para la atención de niños y adolescentes en riesgo” que tiene financiamiento compartido por la secretaría de Desarrollo Social de la Nación y el Banco Interamericano de Desarrollo.

El ProAme cuenta a nivel nacional con un financiamiento de 46 millones de pesos y está destinado a atender de manera integral a niños y adolescentes de entre 0 y 18 años en situación de riesgo “producto de las condiciones de vulnerabilidad de sus hogares, asociadas a la pobreza, en las principales áreas urbanas del país”. Para esto se financiarán proyectos de ONG vinculados a la problemática de lo menores, como así también para el fortalecimiento institucional de los organismos oficiales.

Ayer en el Salón de Acuerdos de la Casa de Gobierno se realizó la presentación oficial del programa con la asistencia del gobernador; el ministro de Salud y Acción Social, Simón Jalil, el secretario General, Oscar Clos y el subsecretario de Salud, Gualberto Méndez. Estuvo además, Carmen Raña, coordinadora de la Unidad Ejecutora que tendrá la responsabilidad de evaluar los proyectos que se presenten.

Sapag dijo que celebró la puesta en marcha del programa y dijo que había que “promoverlo”. En la provincia, agregó, “estamos viviendo situaciones muy difíciles por la desocupación y la pobreza”. Mencionó las distintas realidades que veía: madres solteras, madres solas jefas de hogares, niños en la calle que piden dinero o apoyo; patotas, etc.


Comentarios


"La sociedad le envió una señal al MPN", dijo Sapag