La solidez de siempre y la 'semi' cerca de los dedos

Boca alcanzó un empate que le sirve mucho.



Ese cabezazo del final hizo que un frío seco recorriera la espalda de la patria boquense. Pero el palo respondió y el 0 a 0 en San Pablo se mantuvo inalterable.

La fricción y el músculo se hicieron presentes en San Pablo, mucho más que el toque y las sutilezas. Era de esperar que ocurriese, en especial en esa cancha de césped poceado y dimensiones no tan grandes. Los duelos personales dominaban la escena. Y en esos forcejeos era muy poco lo que podía ofrecer Boca. Ni Guillermo ni Tevez podían zafar de sus marcadores y cuando lograban tomar contacto con la pelota eran absorbidos de inmediato.

La desprolijidad reinaba en la cancha. Por momentos, ninguno lograba congeniar dos pases seguidos. Todo era nervio y tensión. Era, sin duda, un partido desangelado, sin siquiera la carga emotiva que suelen albergar los partidos decisivos de Copa.

En el Sao Caetano, el simpático Somalia y su enorme presencia constituían la mayor amenaza. Con Schiavi parecía enfras- carse en una lucha de titanes, con resultado incierto. Sólo, una vez, al final del primer tiempo, el delantero brasileño logró girar en el área, pero su derechazo casi llega a la segunda bandeja. Antes y después, defendió bien la pelota, exigió y preocupó, pero las llegadas fueron muy pálidas.

En el segundo, Boca se plantó con más autoridad, muy cerca de tener el dominio psicológico del partido. Apenas pasados los cinco, tuvo su chance más clara. Fue una llegada a fondo de Clemente Rodríguez cuyo centro fue desviado débilmente por el arquero Luiz. La pelota quedó balbuceando en área pero Tevez no la pudo conectar.

Creció Cagna hasta redondear un despliegue conmovedor, Var- gas siguió con su pulso ajustado, Clemente subía y Guillermo dejaba de lado su costado más oscuro y fastidioso y conectaba algún pase. Boca era más, no mu- cho, pero algo más que su rival. Por la izquierda, con Tevez también acercándose al calor de ese sector, Boca se hacía fuerte.

Cerca de la media hora, el local insinuó una levantada. Un tiro li-bre de Anderson Lima pasó cer-ca, mientras Somalia volvía a a-parecer en escena.

El tiempo pasó sin mayores pretensiones con Boca mostrando la versión de costumbre: solidez, orden y progreso. Una trilogía que, con seguridad, sabrá potenciarse. Quedan 90 minutos para una serie que Boca sabe de sobra cómo desafiar. La sabiduría de este equipo parece inalterable.

Cagna: "El resultado es positivo"

Fue de lo mejor de Boca, ofreciendo su corazón en el medio. Para Diego Cagna "en el primer tiempo no jugamos del todo bien, pero ellos solo nos complicaron con pelota parada. En el segundo mejoramos. Ellos son un rival complicado. Sabíamos que no iba a ser fácil".

Por su parte, Raúl Cascini señaló: "Obviamente que los equipos acá son duros. El campo estaba difícil y estamos conformes. No nos complicaron demasiado".

El lateral izquierdo Clemente Rodríguez recibió anoche una dura sanción de cuatro fechas de suspensión en una de los fallos más esperados del Tribunal de Disciplina de la AFA. El futbolista xeneize "agravió" con duros conceptos al árbitro del superclásico Sergio Pezzotta, quien lo informó ya que el hecho se produjo una vez finalizado el partido.

También recibieron una fecha de suspensión los demás jugadores expulsados: Carlos Tevez y José María Calvo, de Boca, y el defensor Eduardo Tuzzio, de River.

Notas asociadas: El club allanado y Macri a declarar Un resultado que no asegura nada  

Notas asociadas: El club allanado y Macri a declarar Un resultado que no asegura nada  


Comentarios


La solidez de siempre y la 'semi' cerca de los dedos