La “tecno cumbia” lleva la bailanta a las discos europeas

Es una fusión de la típica cumbia argentina y la música electrónica. El nuevo boom de las principales discos del Viejo Continente.



La “cumbia digital”, un nuevo género que fusiona la música popular argentina con los sonidos electrónicos, ha logrado “lavar la imagen” de los ritmos propios de los suburbios para imponerse en las discotecas de Europa y Estados Unidos.

La cumbia, tradicionalmente considerada como un género musical propio de las “villas” (barrios marginales) y de los sectores más pobres de la sociedad argentina, ha conseguido mejorar su reputación gracias a la “cumbia digital” o “cumbia electrónica”, a la que algunos productores locales se refieren como un “invento argentino”.

Bandas como Wawancó o el Cuarteto Imperial popularizaron en Argentina durante los años sesenta un género que nació en los 50 en el Caribe y se extendió rápidamente por América Latina.

Se trata de una mezcla de ritmos hispanos, africanos y aborígenes que en los últimos años ha dado un giro hacia la música electrónica, adaptándose a los nuevos tiempos y necesidades de la industria musical.

Reggae, hip hop, reggetón, cumbia y dance, se unen por primera vez en Argentina en 2003 de la mano de productores como “Dick el Demasiado” o Emiliano López, “el hijo de la cumbia”.

“Yo a mi música la defino como una cumbia 'new roots' porque mezclo ritmos muy viejos que trato de llevar a una evolución, y lo bonito es que no sólo se introduce cumbia”, explicó a Efe el músico Emiliano López.

“La música es arte y el arte es la exposición de los sentimientos, es lo único noble que nos queda para llevar a cabo una revolución cultural”, afirmó.

King Coya, Douster, El Remolón, Chancha vía Circuito, Fauna y Villa Diamante, son los encargados de organizar estas fiestas en Argentina que, desde el pasado año, traspasan fronteras.

Para Villa Diamante, productor experto en “mush up” y líder del club Zizek, su éxito consiste en manejar códigos tan universales como la electrónica o el reggae y rescatar sonidos autóctonos como la cumbia.

“Nosotros proponemos fiestas “Freestyle”, donde puede sonar hip hop, reggeton, reggae o cumbia”, apuntó Villa Diamante, “pero el secreto está en experimentar con la música, sobre todo, en experimentar con el baile”.

El club Zizek surgió en Buenos Aires en 2006 a partir del incidente en Cromañón, una sala de conciertos donde murieron en un incendio cerca de doscientas personas que asistían al recital de la banda “Callejeros”.

“Muchos lugares cerraron, el gobierno se puso muy estricto con las normas de seguridad y literalmente, se prohibió bailar en los boliches (discotecas)”, señaló el productor, “de ahí surgió nuestra idea de hacer una comunidad de baile donde se mezclaran muchos géneros y que gustara a todos”.

El hecho de que la globalización nos haya demostrado que en la música electrónica ya está todo inventado por europeos y estadounidenses hizo que los argentinos tuviéramos que mirar hacia dentro y rescatar lo que era nuestro”, argumentó Villa Diamante.

Durante 2008, Zizek realizó una gira que les llevó a España, donde “la gente respondió muy bien y transmitieron muy buenas energías al bailar algo tan nuevo para ellos como la cumbia y a la vez, tan conocido como la electrónica”, recordó.

“Estamos al nivel de lo que se está haciendo en Europa”, afirmó DJ G, “y por eso estamos deseando volver a demostrarles lo que hacemos”, añadió este estadounidense afincado en Buenos Aires desde hace cinco años y encargado de organizar las giras del club Zizek.

La cumbia digital volverá a Europa en su próxima gira, a finales de 2009.

Fuente: 24CON


Comentarios


La "tecno cumbia" lleva la bailanta a las discos europeas