La teoría de los cuatro balances



La valuación del dólar genera sentimientos encontrados en el gobierno neuquino porque por un lado sabe que va a ingresar, en términos nominales, más plata por regalías y por el otro es consciente de que hay un malestar por la suba de la inflación que se traduce en incómodos reclamos como los que protagoniza ATEN.

La economía estatal provincial está atada al precio del dólar en un 60% porque depende de la valuación de esa moneda en relación con el peso argentino, del barril de petróleo y también se paga en moneda extranjera la deuda externa cuando se cancelan los vencimientos de los bonos.

El observatorio de la Cámara de Comercio de la capital, Acipan, reveló una radiografía de la economía provincial. Precisó que el Producto Bruto Geográfico, que suma el valor agregado de los bienes y servicios, se mantuvo prácticamente en el mismo nivel entre 2001 y 2016.

En forma simultánea, la principal actividad productiva (explotación de petróleo y gas) tuvo una caída significativa en el mismo período. El observatorio precisó que el resto de las actividades dejaron un desempeño muy favorable.

La conclusión es que el deterioro en el sector hidrocarburífero tuvo que ser compensado por un crecimiento en la mayoría de los otros sectores productivos. En efecto, mientras que el Producto Bruto en el sector de hidrocarburos y minería cayó entre 2001 y 2016 un 49%, el resto de los sectores económicos neuquinos más que duplicó su producción (casi un 110%).

El gobernador Omar Gutiérrez viajó por cuarta vez a Estados Unidos y en el auditorio ante empresarios inundó de datos y derrochó optimismo basado en la previsibilidad política que tiene la provincia.

Enumeró que la producción actual de shale oil es de 53.000 barriles por día (cada barril tiene 159 litros), cuando a diciembre de 2015 alcanzaba los 26.300, es decir, la mitad.

El gobernador indicó que en aquel año la producción era casi en su totalidad de YPF en asociación con Chevron, mientras que actualmente incluye a Exxon, Shell, Petronas y Pan American Energy, entre otras.

Tiene lógica el diagnóstico porque es dramática la dependencia de los ingresos provinciales de las medidas nacionales y sobre su antipatía social no coparticipa: el aumento de las tarifas.

La radiografía que miró Gutiérrez en el negatoscopio le devolvió que en marzo la producción de petróleo alcanzó su máximo de producción en 29 meses, con 111.000 barriles por día. En el caso del gas, a diciembre de 2015 la producción de tight era de 11 millones de metros cúbicos y la de shale de 5. Hoy son de 22 y 12 millones de metros cúbicos por día.

El economista Humberto Zambon escribió una suerte de homenaje a su maestro Enrique Silberstein.

Recordó que éste, posiblemente basado en el dicho francés, repetía que todo empresario que se precie necesita cuatro balances: uno para demostrar al fisco que no gana nada, el segundo para los bancos y financistas, mostrando una situación floreciente; un tercero para los accionistas, con una ganancia normal: lo suficientemente alta para que dejen sus ahorros en la empresa pero relativamente baja para que no pretendan aumentar sus dividendos, y, finalmente, un cuarto para él, para saber cómo diablos va la empresa.

La lectura de la radiografía de los comerciantes indicó que mientras que en el 2001 el perfil de la actividad productiva neuquina era mayoritariamente hidrocarburífero (67,2% del PBG), para el 2016 el sector más importante ha pasado a ser el de comercio y servicios (51,1%). Mientras que en el 2001 el sector primario (hidrocarburos, minería y agropecuario) tenía un tamaño casi tres veces mayor al de comercio y servicios, para el 2016 este fue casi un 50% más grande que aquel.

Como dijo Zambon, es probable que haya más de un balance para mostrar. Todavía el ingreso de regalías mantiene la forma de administrar y puede generar estabilidad política con el partido provincial que debe tener ese cuarto balance.

La Cámara de Comercio comparó la generación de bienes y servicios de la última década y detectó una reducción dramática del peso de los hidrocarburos.

Los ingresos dolarizados de las regalías mantienen las finanzas con un delicado equilibrio que se puede romper con los reclamos como los de ATEN.

Datos

La Cámara de Comercio comparó la generación de bienes y servicios de la última década y detectó una reducción dramática del peso de los hidrocarburos.
Los ingresos dolarizados de las regalías mantienen las finanzas con un delicado equilibrio que se puede romper con los reclamos como los de ATEN.

Comentarios


La teoría de los cuatro balances