La tercera medalla de oro para Argentina llegó gracias al remo

Axel Haack y Diego López ganaron la resea dorada en la prueba dos sin timonel. La dupla obtuvo la tercer medalla de oro para la delegación Argentina.

#

Haack y López con sus medallas doradas.

JUEGOS PANAMERICANOS

La dupla conformada por Axel Haack y Diego López conquistó hoy la tercera medalla de oro de Argentina en Juegos Panamericanos de Toronto, al ganar la prueba dos sin timonel.

Haack y Lopez obtuvieron, con un tiempo de 6m27s/77/100, mismo registro que los chilenos Felipe Leal y Oscar Vásquez, la presea de oro en una regata que se definió por fotofinsh, disputada, bajo lluvia, en la pista de remo Royal Candian Henley ubicada en la ciudad de St. Catharines, a 109 kilómetros de Toronto, en la que Alberto Demiddi se consagró campeón mundial en 1970 en single scull.

“Fue un gran espectáculo. Jamás tuve una regata así. Fue durísima pero jamás dudé de la victoria”, afirmó López, muy emocionado instantes después de terminar la competencia.

“Coronamos así un gran año, en que hicimos grandes esfuerzos y muchas horas de entrenamientos. No me siento dueño de esta medalla sino que la comparto con mis compañeros de equipo y entrenadores”, puntualizó López.

“Somos un bote muy nuevo, corremos juntos hace menos de dos meses. Axel es un sub ‘23 y es un gran proyecto”, explicó López, bonaerense, de 28 años, quien agredeció el respaldo de la Secretaría de Deportes de la Nación y el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) durante su preparación para la cita continental.

A su vez, Haack, de 20 años, admitió que “todavía no me lo creo, fue una regata durísima” y elogió a la dupla chilena al sostener, a la que calificó como “un bote muy fuerte”.

Así, Argentina sumó su tercera medalla de oro en los Juegos luego de las que conquistaron Giselle Soler, en patinaje artístico, el domingo pasado, y la neuquina Maira Arias en la prueba de 10.000 metros por puntos en patín carrera, el lunes.


Comentarios


La tercera medalla de oro para Argentina llegó gracias al remo