La tragedia se desencadenó en cuatro minutos

Hallaron más restos en medio de un mar agitado. Mancha de combustible descarta explosión.



RÍO DE JANEIRO, PARÍS.- La presencia de una mancha de combustible de 20 kilómetros de extensión en el Atlántico en la zona donde desapareció el avión de Air France con 228 personas a bordo permite establecer la "hipótesis" de que "es improbable" que el aparato haya explotado, afirmó el ministro brasileño de Defensa, Nelson Jobim.

Una mancha de carburante sobre el azul del océano fue la primera imagen de la tragedia que recorrió el mundo ayer, captada al amanecer por efectivos de la FAB que peinan el área, a 1.000 km de la costa brasileña. El ministro indicó que la FAB continúa la búsqueda de restos del aparato y que no ha hallado cuerpos de los ocupantes del Airbus de Air France que cubría la ruta Rio de Janeiro-París. El área de búsqueda ocupa un radio de 200 km a partir del último punto de contacto estimado.

El mar agitado y los fuertes vientos dificultaban las tareas y demoraban el arribo de sumergibles de aguas profundas, indispensables para la búsqueda de las cajas negras.

El avión R99 de la FAB identificó cuatro nuevos puntos donde se hallaban dispersos restos del avión en un área circular de 5 kilómetros de radio, entre ellos un objeto de 7 metros de diámetro y diez objetos metálicos, informó el portavoz de la Fuerza Aérea Brasileña, Jorge Amaral.

Cuatro minutos pasaron desde las primeras señales que envió el avión, por fallas eléctricas, hasta su caída en el Océano Atlántico. El Airbus tuvo entre las 23:10 y las 23:14 (hora local) del domingo una secuencia de fallas eléctricas y de equipamientos fundamentales al vuelo, que llevaron a la pérdida de esas informaciones en la cabina de comando. La nave envió al menos seis mensajes escritos automáticos a las computadoras de la compañía Air France, que muestran que el avión alertó sobre la pérdida de sistemas e intentos de corrección de los parámetros electrónicos, en falla general.La prioridad ahora es encontrar la caja negra del avión, cerca del Archipiélago de San Pedro y San Pablo. Para eso, en ocho días llegará a Brasil el minisubmarino Nautile, que ubicó al transatlántico Titanic, hundido en 1912, y que es capaz de operar a 6.000 metros de profundidad con elementos de última tecnología para mover objetos en el fondo. Los investigadores coinciden en que "será muy difícil" encontrarla ya que el fondo del océano en esa zona es muy irregular.

En París, en la catedral de Notre Dame, familiares y autoridades recordaron a las víctimas del vuelo que desapareció sobre el Océano Atlántico. El presidente Nicolas Sarkozy, la primera dama Carla Bruni-Sarkozy, funcionarios gubernamentales y empleados de Air France asistieron al servicio ecuménico en la emblemática catedral parisina. (Télam/AP)


Comentarios


La tragedia se desencadenó en cuatro minutos